Alimentos procesados que puedes consumir sin miedo ni prejuicios

Son productos comestibles listos para el consumo, conservan la identidad nutricional del alimento y pueden ser incluidos en una dieta saludable.

| Galería: 9 Fotos
FRUTAS DESHIDRATADAS. Pueden secarse de forma natural al sol o mediante aparatos deshidratadores. Pueden conservarse en buen estado durante mucho más tiempo que la fruta fresca, pero son un snack menos saludable, si se utiliza azúcar añadido para su secado, como ocurre con las cerezas, los arándanos o las fresas. | Fuente: Getty Images

Una alimentación variada, es decir, que incorpore diversos tipos de nutrientes, es el consejo que dan los profesionales de nutrición. Aquellos que son procesados o mínimamente procesados también pueden ser incluidos en la dieta, pero hay que romper algunos prejuicios con relación a ellos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a los alimentos procesados, como los productos comestibles listos para el consumo, y aunque conservan la identidad básica del insumo, su naturaleza ha sido modificada.

"Se refieren a aquellos productos alterados por la adición o introducción de sustancias (sal, azúcar, aceite, preservantes y/o aditivos) que cambian la naturaleza de los alimentos originales, con el fin de prolongar su duración, hacerlos más agradables o atractivos", precisa un documento del máximo ente sanitario.

Asimismo, están los alimentos mínimamente procesados, es decir, aquellos a los que no se les agrega o introduce ninguna sustancia externa. "Usualmente se sustrae partes mínimas del alimento, pero sin cambiar significativamente su naturaleza o su uso. Estos procesos incluyen: limpiar, lavar, pasteurizar, descascarar, descamar, pelar, deshuesar, rebanar, filetear, secar, descremar, esterilizar, refrigerar, congelar, sellar, envolver y envasar al vacío", señala la OMS.

Tenemos, por ejemplo, las verduras congeladas, las legumbres enlatadas, los mariscos congelados, las conservas de pescado en aceite o en agua y sal, las algas deshidratadas, el queso fresco al que se le añade sal y el yogurt natural. 

A diferencia de los productos altamente procesados, que contienen poco o ningún alimento natural, aquellos que están sometidos a procesos mínimos puedes considerarlos en tu dieta.

"Los alimentos que ya vienen empacados, que son procesados, y mantienen su calidad nutricional, tienen ventajas. Los enlatados, por ejemplo, tienen un tiempo de vida útil mayor, se aprovechan los nutrientes y se pueden trasladar con facilidad si se va de campamento o ante una situación de desastre natural. Y si no tienes el tiempo de preparar el alimento (cortar, pelar, lavar, cocción), estos son una buena alternativa", señala la nutricionista Sara Abu Sabbah.

Pueden ser consumidos como parte de las comidas o como snacks. Sin embargo -dice la especialista- siempre es mejor orientarnos hacia los alimentos naturales, siempre que sean manipulados en las mejores condiciones de higiene.