La leche materna alivia las molestias gastrointestinales en bebés

Los oligosacáridos, entre ellos la lactosa, que conforman la leche materna tienen la función de dar energía.

Los oligosacáridos son azúcares que se encuentran en algunos alimentos como la miel o la leche. La leche materna contiene diferentes tipos de azúcares, entre ellos la lactosa. Estos carbohidratos no solo tienen la función de dar energía sino que además poseen componentes que alivian molestias gastrointestinales e infecciones respiratorias en los bebés.

Los oligosacáridos o HMO adoptan un efecto de fibra en los recién nacidos. Los niños que toman leche materna en comparación los que no se enfermaban menos. “Se han descubierto entre 150 y 200 diferentes tipos de oligosacáridos o HMO en la leche natural”, explica la especialista la pediatra del Instituto Nacional de Salud del Niño, María Isabel Vera.

“Nosotros en nuestro intestino grueso tenemos un equilibrio entre bacterias buenas y malas. Los HMO mantienen saludable ese intestino y fortalecen el sistema de defensa. Evitan que las bacterias que ingresan al cuerpo del niño se peguen a la mucosa intestinal y les dé diarrea o se estriñan”, explica Vera.

Un niño debe de tomar exclusivamente leche materna hasta los seis meses de edad y por lo menos hasta los 2 años cuando empieza a comer otro tipo de alimentos. Es recomendable consultar con su médico pediatra, ya que cada madre tiene diferentes cantidades y tipos de HMO. Según Vera, es considerado un logro que las madres en el país den de lactar a sus hijos hasta el año de edad.  

La madre debe dar de lactar por lo menos hasta los 2 años cuando empieza a comer otro tipo de alimentos. | Fuente: Getty Images

Por otro lado, las mamás con días ocupados pueden utilizar un extractor de leche materna. El beneficio de los HMO persiste a pesar de que la leche extraída se conserve congelada en el refrigerador.

NUTRICIÓN DE LA MADRE

Siempre se debe vigilar la alimentación de la madre. Durante el embarazo es necesario que consuma alrededor de 500 kcal para que en su etapa de lactancia la producción de leche no afecte su estado nutricional.  

Según la nutricionista Connie Solano, una madre en etapa de lactancia puede producir 800 ml. de leche al día. “La energía para producir leche materna proviene de la grasa acumulada durante el embarazo y de una cantidad de 500 kilocalorías, la cual la madre debe consumir a fin de no afectar su estado nutricional”, comenta. 

Solano recomienda consumir tres comidas al día con dos refrigerios: diariamente, alimentarse con 6 o 7 porciones de cereales, tubérculos y menestras, 3 de verduras, 4 de frutas y 2 lácteos. Adicionalmente, aconseja comer pescado por lo menos 3 veces a la semana, como fuente principal de omega 3, grasa que contribuye al desarrollo cerebral y visual del bebé.

 

Los oligosacáridos de la leche materna son los nutrientes que aportan al crecimiento saludable del bebé. Una buena alimentación en etapa de embarazo y durante la lactancia hará que el niño y la madre tengan la energía necesaria. Los consejos de los especialistas siempre van de la mano con la consulta médica de su pediatra.