Black Mirror, una serie psicológica que juega con la mente

Un formato como Black Mirror activa sentimientos albergados a nivel inconsciente y puede afectar emocionalmente.

Las series psicológicas pueden ayudarnos a liberar sensaciones reprimidas, comenta el psicólogo Christian Martínez.
Las series psicológicas pueden ayudarnos a liberar sensaciones reprimidas, comenta el psicólogo Christian Martínez. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Facebook / Black Mirror

¿La tecnología está controlando nuestras vidas? ¿Acaso la humanidad está secuestrada por el imponente poder de las redes sociales? Son algunos de los cuestionamientos fatalistas que fluyen luego de ver un capítulo de Black Mirror, una serie psicológica de fuerte impacto entre los usuarios de la plataforma Netflix.

La conducta humana se pone bajo la lupa con esta serie, que a partir de la medianoche del 29 de diciembre estrena su cuarta temporada; con seis capítulos nuevos, cada uno con historias y reparto diferentes.

"Las series psicológicas tienen gran impacto porque juegan con la mente de los espectadores, crean conflictos, emociones, resoluciones de problemas que se puedan presentar y se generan muchas sensaciones intensas. Los televidentes se pueden sentir identificados con algunos de los personajes y se preguntan 'qué hubiese hecho yo', 'esto me puede pasar a mí', 'cuándo me sucederá'", explica el psicólogo clínico Christian Martínez.

Un formato como Black Mirror puede incluso activar sentimientos albergados a nivel inconsciente. "Hay series o literatura que pueden afectar emocionalmente, creando ansiedad, depresión o situaciones de estrés. También puede activar una patología, en casos muy extremos".

Black Mirror
Black Mirror | Fuente: YouTube / Netflix

Por ejemplo, el asesino del exBeatle John Lennon dijo que cometió el crimen inspirado en el libro El guardián en el centeno. "Hubo una emoción intensa que activó algo...esa persona no tuvo la capacidad de separar la realidad de la ficción", dice Martínez.
 
Según el especialista, las series psicológicas pueden ayudarnos a liberar sensaciones reprimidas. "Muchas veces sirve para ir resolviendo conflictos que uno tiene, algunos quieren ver la serie porque los hace sentir bien, los relaja y así se sienten más desestresados".

Pero no se puede hablar de un uso terapéutico, pues ante situaciones extremas de ciberbullying, tecnoadicciones, violación de la privacidad, chantaje o acoso virtual, algunos de los temas abordados en Black Mirror; solo podrían tener un impacto transitorio. "El efecto no es sostenible, por unas horas tendrás más cuidado, serás más precavido con el Internet, pero el cambio no será sostenido. Habrá miedo ante el estímulo que dejó la serie, pero es momentáneo".

Finalmente, ten en cuenta que aunque Black Mirror nos muestra el lado oscuro de la tecnología, lo cierto es que tenemos una herramienta muy útil en nuestras manos, hay que aprender a darle un buen uso.