14 tips para retardar el envejecimiento cerebral

Al mejorar nuestra capacidad cognitiva, podemos prevenir enfermedades neurodegenerativas o el deterioro mental producido por el envejecimiento.

La neuroplasticidad cerebral es la capacidad de formar nuevas conexiones entre neuronas, y se logra con entrenamiento y aprendiendo nuevos conceptos o habilidades. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

La memoria, al igual que la fuerza muscular, requiere ser usada si no se quiere perder; por eso, hay que trabajar en ello y proponerle nuevos retos a nuestro cerebro. Ten en cuenta que las mejores actividades cerebrales son las que rompen la rutina y nos desafían.

La frase “utilizamos el 10 % de nuestro cerebro”, es un mito, pues una persona puede ser capaz de aprovechar el potencial cerebral no utilizado y aumentar su capacidad cognitiva. Además, la memoria perdida se puede recuperar, al igual que la concentración, atención y velocidad con la que se procesa la información; todo ello independientemente de la edad que tengamos.

La neuroplasticidad cerebral es la capacidad de formar nuevas conexiones entre neuronas, y se logra con entrenamiento y aprendiendo nuevos conceptos o habilidades. Al mejorar nuestra capacidad cognitiva, podemos prevenir enfermedades neurodegenerativas o el deterioro mental producido por el envejecimiento.

A continuación algunas recomendaciones:

1. Realiza actividad física de manera continua, 150 minutos en la semana trae grandes beneficios a su memoria, además que aumenta la oxigenación cerebral, reduce el estrés y combate la depresión.

2. Tenga hobbies y realice actividades placenteras (pintura, viajes, manualidades, etc.) haga lo que le guste y fomente sus aficiones.

3. Escuche música, es un excelente estímulo cerebral. Al oír buena música que nos gusta nuestro cerebro secreta neurotransmisores como la Dopamina, que generan una sensación de placer, consolida la memoria y aumenta la atención, neutraliza los impactos emocionales, incrementa la creatividad y felicidad. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

4. Lea libros de su agrado o un buen periódico todos los días. Manténgase bien informado y actualizado, evite ver televisión. Use la tecnología, pero si no lo hace, aprenda a usarla.

5. Participe de encuentros sociales y culturales. Evite aislarse, la interacción social es un excelente estimulo cerebral. Tenga conversaciones interesantes.

6. La neuronutrición es fundamental, alimente su cerebro con nutrientes esenciales como frutas y verduras, frutos secos (p. ej. pecanas, almendras, nueces), cereales (p.ej. maca, quinua kiwicha), carbohidratos complejos (p. ej. arroz integral, avena), menestras, pescado y aceites esenciales (p. ej. aceite de oliva). Evite el azúcar refinada (blanca o rubia). | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

7. Mantenga los sentidos en óptimas condiciones (sobre todo los oídos y la vista), ya que nos conectan con nuestro entorno y permiten la sociabilización. Use audífonos o lentes si fuese necesario. En el caso de las personas con sordera o ceguera, ellas compensan ese déficit sensorial desarrollando mayor capacidad mental.

8. Tenga un buen descanso nocturno, porque ello consolida la memoria y favorece la atención.

9. Desarrolle su inteligencia emocional, sea práctico y no se enfrasque en ideas negativas. Tenga en cuenta que gran parte de nuestras preocupaciones nunca llegan a suceder, además los problemas así como llegan, se van; una actitud positiva ayuda a encontrar soluciones de una manera más eficiente. También es importante detectar y tratar la depresión, ya que este trastorno dificulta la capacidad de concentración, la toma decisiones y la memoria.

10. Practique ejercicios de respiración y meditación. Relájese y maneje adecuadamente el estrés.

11. Organícese y sea ordenado. Lo ideal es contar con una agenda para recordar compromisos y actividades pendientes.

12. Preste atención y concéntrense en las cosas que realiza, evite hacer varias cosas a la vez. Memorice fechas, direcciones, teléfonos, canciones, poemas, nombres, etc. Si le dan un recado repítalo hasta aprenderlo. Haga imágenes mentales de lo que quiere recordar.

13. Realice ejercicios de estimulación mental (p. ej. pupiletras, sudoku, crucigramas), juegos de mesa (p. ej. cartas, ajedrez) y cálculos mentales. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

14. Y lo más importante, aprenda siempre cosas nuevas, desarrolle habilidades motoras (p. ej. aprender un baile, manualidades, tocar un instrumento) y lingüísticas (p. ej. un nuevo idioma, computación, poemas).

Recuerde que la demencia y el deterioro cognitivo generan un gran impacto físico, psicológico, social y económico en el paciente y su entorno. De allí la importancia de ejercitar nuestro cerebro desde etapas tempranas, a fin de evitar su deterioro. En la prevención está la clave. ¡A leer!