3 claves para tener un músculo firme

Evitar la flacidez es posible, es más, debemos apuntar a ello.

Sí se puede evitar la flacidez adquiriendo hábitos saludables que además nos aportan vitalidad y salud. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Mejorar el tono muscular, es decir, tenerlo firme y tonificado, suele ser un deseo masculino, pero en realidad es cuestión de todos. Nuestro cuerpo alcanza su potencial de crecimiento y desarrollo hasta los 30 años en promedio, en adelante empieza el proceso de envejecimiento y en una década más empieza la pérdida del tono muscular; así que si lo piensas bien, pasamos más tiempo envejeciendo que creciendo.

Si a los años le sumas el efecto del sedentarismo, la contaminación ambiental y otros factores como el estrés, no solo tendrás pérdida del tono sino también de la masa muscular y peor aún, los efectos del envejecimiento apurado de las células.

Evitar la flacidez es posible, es más, debemos apuntar a ello. Además de vernos mucho mejor, la masa muscular es sumamente activa y es reserva de fuerza, te mantiene con vitalidad y con salud.

Clave 1: Mantén tu cuerpo en movimiento

Lo ideal es practicar un deporte, pero tener una rutina diaria no menor de 30 minutos es también una buena opción. Puede ser caminar pero, no se considera la caminata diaria para ir al trabajo o el movimiento rutinario en los quehaceres de casa o del día. Es movimiento físico por al menos 30 minutos adicionales a la rutina diaria. Es aconsejable que este ejercicio se realice durante el día, y no cuando estamos próximos a la hora de dormir.

Para mejorar el tono muscular es importante el movimiento físico por al menos 30 minutos adicionales a la rutina diaria. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Clave 2: Elige el momento adecuado para ingerir alimentos

El momento en que ingieres alimento puede influir en el aprovechamiento del mismo, cuando se hace ejercicio. Si la composición corporal no es buena, es decir, hay un alto porcentaje de grasa o si hay exceso de peso, es preferible evitar comer las dos horas siguientes al ejercicio. También es necesario mantener las 3 comidas principales y la hidratación con agua a lo largo del día; pero si eres delgado y es la flacidez lo que predomina, dentro de esas mismas dos horas conviene ingerir un alimento ligero o bebida natural.

Clave 3: Elige bien tus alimentos

Si la actividad física es intensa y dura más de una hora, esos nutrientes deben ser ingeridos cercanos al término del ejercicio. Un jugo de plátano con naranja aporta azúcares y vitaminas que necesita el músculo. El huevo es una buena opción para acompañar el jugo (pero cocido nunca crudo) o incluso ingerirlo media hora después. Otra alternativa es acompañar el batido con algo de yogurt natural descremado o leche descremada.

El músculo requiere nutrientes que recibe de la alimentación del día, principalmente azúcares y proteína. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

El músculo requiere nutrientes que recibe de la alimentación del día, principalmente azúcares y proteína. Para mejorar el tono muscular, es necesaria una alimentación variada, balanceada y saludable. Los alimentos cárnicos deben ser bajos en grasa y la ensalada debe estar presente a diario.

La cantidad de alimentos fuente de almidón como la menestra, granos, cereales, entre otros, debe estar controlada. La proporción varía entre las personas, pero principalmente depende de la composición corporal y de la duración e intensidad del ejercicio. Ante cualquier duda, busca asesoría con el especialista en nutrición.