Ansiedad: ¿Qué es y cómo debemos manejarla?

Existen algunas técnicas que puedes aplicar para aprender a combatirla desde la comodidad de tu casa o donde te encuentres.

Repasa estas técnicas que te ayudarán a superar los cuadros de ansiedad. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: SIphotography

Muchos hablamos de la ansiedad o creemos que padecemos de ella, pero pocos sabemos qué es o cómo reconocerla. Se trata de una emoción básica del ser humano que nos ayuda a protegernos de una posible amenaza.

Ante una señal de peligro, nuestro cuerpo reacciona y se pone en tensión; de manera que estemos en las mejores condiciones para enfrentarnos a esa “situación amenazante”. Así lo interpreta nuestro cerebro.

Cierto grado de tensión nos ayuda a superar algunas dificultades que se nos presentan en la vida cotidiana. Por ejemplo, ir a una entrevista de trabajo, aprobar un examen, presentarnos ante un desconocido, hablar en público, entre otras situaciones. Casi como un mecanismo de defensa.

Además, es frecuente que cuando una persona siente ansiedad experimente reacciones corporales como sudores, presión en el pecho, palpitaciones, falta de aire, mareo, sequedad en la boca, “nudos en el estómago” y otras.

TÉCNICAS PARA SUPERAR LA ANSIEDAD

Si eres una de las personas que experimenta un intenso malestar a causa de la ansiedad -como sentirse dominado por el miedo y la angustia- puedes aprender a controlarla.

1. Organiza tus tareas diarias. Prioriza tus necesidades y, si por algún motivo no puedes llevar a cabo alguna, piensa que después de un día viene otro. Entonces diferencia lo urgente de lo importante.

2. Haz a diario lo que te guste. Diariamente resérvate un tiempo para ti, para realizar aquellas actividades que te resulten más agradables como leer, escuchar música, etc. Cualquier cosa que sea relajante y te proporcione sensación de “recargar las pilas”.

3. No te aceleres. Recuerda que hacer las cosas con más rapidez no te hace más eficaz. Tampoco trates de abarcar muchas actividades. De lo contrario, solo te sobrecargarás de obligaciones, que no podrás cumplir, y te estresarás.

4. Acepta tus errores y aprende de ellos. Equivocarse es humano. Es imposible que todo te salga perfecto y no es necesario. Todo no se puede controlar: a veces, las cosas salen mal; pero siempre se puede aprender de los errores.

5. Aprende a manejar tus pensamientos. Los pensamientos positivos tienen un efecto positivo sobre nuestro estado de ánimo. Es importante que reconozcas los pensamientos agobiantes que te surgen cuando estás preocupado y los cambies por pensamientos positivos. Tú estás al mando de tu mente y no al revés.

6. No generalices. Pensamientos como “todo me sale mal” o “todos están en mi contra” responden a una situación de angustia, no a la realidad. Se trata de una exageración desproporcionada. Es bueno que lo tengas en cuenta y que utilices frases más acordes con la realidad. Por ejemplo, “a veces algunas cosas me salen mal” o “en ocasiones a una persona no le caigo bien”.

7. Come sano y evita el alcohol. Para controlar la ansiedad, procura seguir una dieta equilibrada y elimina, o al menos rebaja, aquellas sustancias que te provocan más nerviosismo como el café, el té y otras bebidas estimulantes. 

8. Genera buenos hábitos de descanso. Duerme lo necesario para que te sientas descansado al día siguiente. Si tus hábitos de descanso no son buenos, procura modificarlos.

9. Práctica alguna técnica de relajación. Si estás haciendo psicoterapia es importante practicar en casa los ejercicios que hayas aprendido, como los de respiración y relajación. Si no estás en este proceso, infórmate sobre alguna técnica y ponla en práctica.

10. Practica yoga. Es una excelente alternativa para la ansiedad y el estrés. La práctica ayuda a bajar los niveles de ansiedad en tu cuerpo. El yoga no son solo posturas corporales, son prácticas de respiración, mantras (sonidos), mudras (gestos con las manos que producen un cambio en el estado emocional), relajación y meditación.