Importancia de los asientos de auto para niños

En nuestro país existe una ley que hace de uso obligatorio las sillas contramarcha, pero por desconocimiento no se suelen aplicar.

Recién a partir de los cuatro años el peso del cuerpo y la cabeza comienzan a equilibrarse y los músculos van ganando fuerza. | Fuente: Getty Images

Estudios demuestran que sentar a bebés de espaldas, en sentido contrario a la marcha del auto es la forma más segura para viajar. En cambio, si nuestros hijos viajan en el mismo sentido de marcha que el vehículo, es potencialmente más riesgoso para ellos.

El cuerpo de un niño a diferencia de un adulto no se encuentra equilibrado en cuanto al peso. La cabeza en un adulto representa el 6% de su cuerpo, mientras que, en un niño menor a 3 años, representa el 20%. Si a esto le sumamos que sus músculos todavía no poseen la fuerza suficiente para estabilizar su cabeza y cuello, un accidente o una frenada brusca podrían tener graves consecuencias. 

Recién a partir de los 4 años el peso del cuerpo y la cabeza comienzan a equilibrarse y los músculos van ganando fuerza. Por eso, se recomienda el uso de las sillas para autos hasta los 7 años de edad.

El objetivo de las sillas tradicionales es retener al niño en esta y evitar que salga proyectado ante un choque. | Fuente: Getty Images

Lesiones. Cuando el niño pequeño que viaja sentado mirando hacia delante, lo hace sujetado por un arnés a nivel del tronco, pero el cuello y cráneo quedan libres, sujetos a lesiones que pueden ser muy graves. Al producirse una frenada brusca o un choque, la cabeza que no se encuentra sujeta y es impulsada hacia delante, con una fuerza que el cuello es incapaz de soportar. Esto podría ocasionar una lesión en la región del cuello (columna cervical) ocasionando rupturas de ligamentos y fracturas a este nivel que podrían ser letales.

Cosa que no sucede con una silla a contramarcha, pues la cabeza, cuello y espalda se encuentran apoyados sobre el respaldar de esta, que a su vez es el que absorbe el impacto reduciendo los posibles daños que podrían ocurrir con una silla “normal”. Además, de permitir ubicar al niño de espaldas al camino.

Recién a partir de los cuatro años el peso del cuerpo y la cabeza comienzan a equilibrarse y los músculos van ganando fuerza. | Fuente: Getty Images

El objetivo de las sillas tradicionales es retener al niño en esta y evitar que salga proyectado ante un choque. Al comprar una silla para autos se debe buscar que se adapte al tamaño, peso y edad del infante. Además, que sea regulable de acuerdo al vehículo y de preferencia que sea de modelo “contramarcha”.

En el Perú y muchos países existe una ley que hace de uso obligatorio las sillas contramarcha, pero por desconocimiento no se suele aplicar. Actualmente muchas tiendas para bebés ofrecen este tipo de sillas.

Si usted adquiere una silla para auto, no olvide de consultar a tu fisioterapeuta sobre cuál es la silla más adecuada para su niño.

Si usted adquiere una silla para auto, no olvide de consultar a tu fisioterapeuta sobre cuál es la silla más adecuada para su niño. | Fuente: Getty Images