Bajar de peso: los 10 trucos básicos para perder grasa abdominal

Una de las principales recomendaciones para bajar de peso es evitar los refrescos, incluso light, ya que favorece el almacenaje de grasa con facilidad.

Si quiere reducir la cantidad de grasa localizada en el abdomen, evite el consumo de azúcares, alcohol y alimentos procesados. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: AJ_Watt

Eliminar "los rollitos” del abdomen es el deseo de todos. El abdomen es una de las áreas del cuerpo que más tiende a acumular grasa como consecuencia de la mala alimentación y el estilo de vida sedentario. Puedes bajar de peso rápidamente algunas partes del cuerpo, pero cuando se trata de esta zona que no te deja lucir la ropa como quieres, lo mejor es ponerse a trabajar y detener el proceso.

Si dejas que avance, cada vez será más prominente y lo peor es que te costará más esfuerzo eliminarla. Aunque la grasa subcutánea es difícil de eliminar, optar por un buen estilo de vida es la clave. Lee éstos tips que te ayudarán a lograrlo: poco a poco vas a practícalo siempre.

1.- Dejar de comer alimentos ricos en grasas, azúcares, alcohol y alimentos procesados es la  primera regla para eliminar la grasa del abdomen. Prefiere consumir frutas y verduras, carnes magras y orgánicas, así te aseguras de estar comiendo calidad y poco contenido graso. Ya después pasada una semana podrás darte un gusto que contenga azúcar o grasas. Escoge lo que tú quieras y prémiate por el esfuerzo. Desde pastas, torta de chocolate, o lo que desees, pero no te excedas: la ración debe ser normal y nada de repetir.

Tu dieta debe contener pocos hidratos de carbono. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: vadimguzhva

2.- No te saltes el desayuno, esto ralentiza el metabolismo y hace más difícil la eliminación de grasa. Empieza el día con un vaso de agua tibia con limón. Desayuna avena sin azúcar y frutos rojos. La avena es rica en fibra y produce saciedad durante varias horas. Además, ayuda a "secuestrar" la grasa del abdomen.

3.- Para perder grasa, la mejor forma de hacerlo es haciendo ejercicio. Bajar tu consumo diario de calorías a través de actividades físicas intensas, como correr o saltar la soga. Los ejercicios de HIIT también son muy efectivos. Lo ideal es empezar el ejercicio antes del desayuno, ya que a esta hora no has ingerido calorías y el cuerpo utilizará las que tiene acumuladas como combustible.

4.- Tu dieta debe contener pocos hidratos de carbono. Éstos suelen distender el abdomen, como las papas, pastas, pan, arroz, entre otros. Reemplázalos por frutas y vegetales. Elimina de tu dieta diaria los alimentos con grasa, fritos, dulces, refrescos y alcohol.

5.- Evita pasar más de 3 horas sin probar alimento, ya que tarde o temprano te darás un atracón. Come pequeñas cantidades de alimentos sanos y nutritivos en un mayor número de comidas diarias, así aceleras el metabolismo y almacenarás menos grasa.


6.- Evita el estrés. El cortisol hace que sientas ansiedad y hambre todo el tiempo. La mayor parte de la grasa que podrías ganar por haber comido en exceso será grasa que se acumulará en tu barriga debido a que la mayoría de los receptores del cortisol se encuentran ubicados en la zona de tu abdomen. Mantente en movimiento: no se necesita ser un científico para conocer los beneficios del deporte sobre las emociones del ser humano

7.- Dale oportunidad a la fibra. Incluye en tu ingesta diaria alimentos ricos en fibra y para que ésta no se instale en tu estómago, bebe dos litros de agua.

8.- Nunca cenes una alta carga de carbohidratos. Estos alimentos favorecen la acumulación de grasa alrededor de la cintura y en el vientre, debido a que tu cuerpo permanece inmóvil mientras duermes, y no hay forma de quemar las calorías que consumes.

9.-  Evita los refrescos, incluso tipo light. Si bien no aportan calorías, hacen que el cuerpo almacene grasa con facilidad por su efecto sobre la insulina. La reacción en el organismo es similar a la del azúcar. Reduzca también el consumo de alcohol. De hecho, la hormona responsable de quemar grasas se bloquea casi por completo con la ingesta de alcohol. Tampoco se trata de no poder salir a tomar un vino, o un cóctel, de vez en cuando, pero nunca en exceso. 

10.- Hacer ejercicio abdominal con exceso en el abdomen solo ayuda a ganar músculo y que se vea más grande. He ahí el mito que la grasa se vuelve músculo. Por eso la solución es: ejercicios + dieta.


Evita los refrescos, incluso los denominados "light", aunque no aporten calorías, hacen que el cuerpo almacene grasa con facilidad por su efecto sobre la insulina. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Wand_Prapan