Por estas 5 razones la OMS se opone al consumo de gaseosas

La Organización Mundial de la Salud ha pedido a los gobiernos que aumenten impuestos a las bebidas azucaradas. Considera que su consumo está ligado a una serie de enfermedades graves.

El daño que producen las bebidas azucaradas y gaseosas puede tener efectos irreversibles, según la OMS. | Fuente: Bankoboev.ru

(Agencia N+1 / Daniel Meza). La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió recientemente que los gobiernos del mundo pongan nuevos impuestos a las bebidas azucaradas. Te explicamos cinco razones científicas de por qué el consumo excesivo de gaseosas es pernicioso para la salud y por qué la entidad tiene suficiente justificación en la literatura médica para disuadir a las personas de su consumo.

1. Incrementan el riesgo de cáncer. Muchos estudios han observado relación entre varios tipos de cáncer y bebidas gaseoas (y/o azucaradas). Solo beber dos de ellas en una semana incrementa la cantidad de insulina que produce el páncreas y puede duplicar el riesgo de cáncer pancreático. Igualmente, beber solo una bebida de estas al día aumenta en un 40% el riesgo de cáncer de próstata. Por otro lado, tomar una bebida y media diariamente aumenta en 5% el riesgo de cáncer de mama en las mujeres. Por si fuera poco, algunos químicos usados para darle color a estas bebidas gaseosas también son cancerígenos.

2. Riesgo de enfermedades del corazón. Científicos estadounidenses hallaron una relación muy fuerte entre las proporciones de calorías diarias de alimentos sobresaturados de azúcares —como las bebidas gaseosas— y los índices de mortandad por enfermedades cardiovasculares. En el caso de estas bebidas, cada envase de 600 mililitros contiene lo equivalente a 13 cucharaditas de azúcar —la OMS recomienda no más de 10. Los investigadores concluyeron, en resumen, que tomar tres latas de gaseosa al día podría triplicar nuestro riesgo de enfermedades al corazón.

 

Agua, frutas, verduras y refrescos naturales son los recomendables para una buena hidratación y para sustituir a las bebidas azucaradas. | Fuente: Getty Images

3. Pueden causar partos prematuros. Un estudio en Dinamarca hecho a 60.000 mujeres halló que aquellas que bebieron bebidas azucaradas artificialmente fueron más propensas a tener partos prematuros. Se cree que los químicos en los edulcorantes artificiales modificaron los vientres de las mujeres. Un parto prematuro significa altos riesgos de muerte para un bebe en sus primeros años de vida, como también problemas serios en caso sobreviviesen como parálisis cerebral, enfermedades crónicas a los pulmones, retraso mental o pérdida de la visión y oído.

4. Pueden provocar diabetes. Un estudio conducido durante una década (1990 y 2000) demostró que bebidas colmadas de azúcares incrementan los casos de diabetes tipo 2. Se estimó que el aumento del consumo de estas bebidas en Estados Unidos llevó a la aparición de 130.000 nuevos casos de diabetes.

4. Causan envejecimiento. Las investigaciones demostraron que niveles más altos de fosfatos usados en bebidas azucaradas como gaseosas (al igual que otras comidas procesadas) aceleran el proceso de envejecimiento. Esto no significa solamente que tendrás más arrugas, sino que correrás mayor riesgo de problemas de salud que llegan con la vejez como enfermedades al hígado y calcificación cardiovascular.

Si bien estos son algunos de los males que resultan del consumo excesivo de bebidas gaseosas, no quedan allí. Otros estudios han indicado, por ejemplo, que las gaseosas pueden ocasionar hiperactividad en los niños o hacer más violentos a los adolescentes, pueden causar una pubertad muy prematura a las niñas, pueden incrementar notablemente la gordura de personas mayores de 65 años y pueden incrementar el riesgo de padecer del mal de Alzheimer.

El vientre es el peor lugar para acumular grasa, pues es indicador que hay más grasa visceral (alrededor de los órganos) en el cuerpo, lo que está relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, inflamación interna y diabetes tipo 2. | Fuente: Getty Images