Cómo aplacar los efectos de huaicos e inundaciones

Sí se puede reducir el impacto negativo de los fenómenos naturales.

Cuidar los bosques y la energía eléctrica son formas de preservar el medio ambiente. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images
Los 'Niños costeros' ocurren desde tiempos preincas, la arquitectura y ubicación de las principales ciudadelas estaban diseñadas pensando en los fenómenos naturales que podrían presentarse en el tiempo. Lamentablemente, en la actualidad, debido a la falta de una correcta urbanización, la sobrepoblación, la deforestación entre otros factores, asociados al cambio climático, aumentan la intensidad y frecuencia de estos eventos, generan mayores estragos y consecuencias negativas.
 
Así como se previene la aparición de enfermedades con estilos de vida saludables, también se debe prevenir para que los fenómenos climatológicos no impacten de manera tan negativa en nuestras vidas.
 
Los huaicos y las inundaciones generan una serie de consecuencias que impactan negativamente en la salud, así por ejemplo:
 
- Proliferación de microorganismos y de enfermedades infecciosas (sobre todo las trasmitidas por agua y alimentos) como Shigelosis, Hepatitis A, Leptospirosis, Giardiasis y las infecciones trasmitidas por vectores como Malaria, Dengue, Chikungunya y Zika.
- Estrés  físico  y  emocional entre los damnificados, afectados y la población en general. 
- Falta de abastecimiento de agua potable que genera deshidratación y propagación de enfermedades infectocontagiosas.
- Problemas de salud mental influidos por el trauma y pérdidas materiales, económicas y humanas.
- Viviendas dañadas e interrupción de vías de comunicación que afectan la calidad de vida y acceso a los centros de salud.
- Lesiones físicas permanentes y pérdidas humanas. Las laceraciones y los pinchazos son accidentes comunes en la remoción de escombros.

Consejos sobre cómo actuar en casos de desastres naturales 
 
- Ahorrar agua y aprender técnicas para reutilizar el agua. 
- Hidratarse continuamente en épocas de calor, con pequeños sorbos continuos de agua apta para el consumo humano. Evitar ingerir alimentos contaminados o de dudosa procedencia. 
- No alarmarse, evitar ver noticias sensacionalistas y trasmitir información que no sea fidedigna.
- Permanecer en su vivienda, para evitar riesgos innecesarios.
- Ser positivos y optimistas. Mantener la calma y calmar a quienes nos rodean, sobre todo cuando se presentan fenómenos psicosociales que asustan a la población y generan mayor estrés.
- Priorizar la atención de niños, adultos mayores, embarazadas y discapacitados. 
- Tener una mochila de rescate con los materiales básicos de supervivencia.
 
Los fenómenos meteorológicos no se pueden evitar pero sí se puede reducir el impacto negativo con el que repercute en la población. Fomentar una cultura de prevención es la clave.
 
Consejos para cuidar el medio ambiente:
 
- Aprender a reciclar la basura.
- Ahorra energía eléctrica.
- Evita el uso de plástico (bolsas, cañitas, botellas, entre otros).
- Cuida los bosques y árboles en general.
- No desperdicies el agua.
- Cierra el caño cuando no sea necesario su uso, evita fugas o pérdidas innecesarias.
- No tires basura en el mar ni en los ríos.
 
Cuidar el medio ambiente depende de nosotros, el cambio empieza en casa. Seamos conscientes.