¿Cómo ayuda la fisioterapia a los pacientes con Mal de Parkinson?

La fisioterapia juega un papel muy importante, ya que acompañada de una adecuada medicación ayudará a la persona a disminuir y/o controlar las alteraciones en el movimiento.
La fisioterapia juega un papel muy importante, ya que acompañada de una adecuada medicación ayudará a la persona a disminuir y/o controlar las alteraciones que puedan producirse en el movimiento. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: KatarzynaBialasiewicz

El Mal de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa crónica caracterizada por rigidez, pérdida de equilibrio, temblor en reposo y movimientos lentos. Puede llegar a ser invalidante tanto física, cognitiva y socialmente.

En fases avanzadas puede producirse disminución de la capacidad respiratoria, debido a la reducción de la movilidad del tórax, estreñimiento por falta de la actividad física, entre otros.

La fisioterapia juega un papel muy importante, ya que acompañada de una adecuada medicación ayudará a la persona a disminuir y/o controlar las alteraciones que puedan producirse en el movimiento, por lo que puede ir orientada a los siguientes resultados:

* Mejorar la condición física y evitar las alteraciones posturales y/o postración.

* Disminuir y controlar el temblor.

* Disminuir la rigidez.

* Mejorar el equilibrio y la coordinación (evita las caídas).

* Facilitar la realización de actividades de la vida diaria.

* Mejorar la deglución y habla.

* Mejorar la respiración y disminuir los problemas respiratorios, entre otros.

Para esto, puede valerse de diferentes técnicas fisioterapéuticas, ejercicios, movilización, punción seca, etc. Es importante la atención temprana, para evitar las futuras complicaciones.