Cómo ejercitarme sin ir al gimnasio todos los días

Botellas de plásticos, escaleras y una silla pueden ayudar a generar una rutina diaria de ejercicios.

Lo que no sabes es que a veces tenemos a nuestro alrededor un mundo de alternativas útiles que podrán facilitarte la vida sin necesidad de ir a un gimnasio todos los días. | Fuente: Magaly Farfán

Hacer ejercicio solo cuando vas a un gimnasio, es la excusa perfecta para quienes prefieren quedarse en el sofá después de un ajetreado día de trabajo o en la universidad, cansancio, flojera, sueño, estrés, etc.

Si bien es cierto, las pesas y máquinas nos ayudan enormemente en el plan “cambio de vida y cuerpo”, (sin mencionar la asesoría del entrenador), pero lo que no sabes es que a veces tenemos a nuestro alrededor un mundo de alternativas útiles que podrán facilitarte la vida sin necesidad de ir a un gimnasio todos los días.

A continuación te daré algunas ideas prácticas y sencillas que te ayudarán a seguir tu entrenamiento en esos días que no vas a ir al gimnasio:

1.- ESCALERAS: Aprovéchalas! Las escaleras siempre han estado ahí frente tuyo, y no tienes idea de lo que hará por tus piernas y glúteos. Truco: Sube los peldaños de dos en dos, y al subir contrae la zona de los glúteos. Hazlo siempre y vas a ver que al poco tiempo se volverá una costumbre.

Subir escaleras ayuda a tonificar piernas y glúteos. | Fuente: Magaly Farfán

2.- BOTELLAS DE PLÁSTICO: ¡No las botes! ¿No tienes las mancuernas que hay en el gimnasio? Toma una botella de plástico y llénala con piedritas o arena, con ella puedes hacer unas cuantas repeticiones de bíceps y tríceps. Conoce aquí un poco más sobre esta rutina.

Toma una botella de plástico y llénala con piedritas o arena, con ella puedes hacer unas cuantas repeticiones de bíceps y tríceps. | Fuente: Magaly Farfán

3.- LA SILLA: Cada vez que te sientes, contrae y relaja los músculos de los glúteos varias veces. Hasta cuando estas conduciendo o viajando en bus. Mientras algunos reniegan con el tráfico y otros viajan dormidos en el metro, tú estás entrenando en tu asiento, y nadie se va a dar cuenta.

Mientras algunos reniegan con el tráfico y otros viajan dormidos en el metro, tú estás entrenando en tu asiento, y nadie se va a dar cuenta. | Fuente: Magaly Farfán

4.- DE PUNTITAS: Cuando estés de pie en la cola del supermercado, o preparando tu almuerzo, sube y baja el talón varias veces, de tal forma que queden tus pies de puntitas, así usas tu propio peso del cuerpo, y estarás ejercitando las pantorrillas.

Con estos ejercicios, usas tu propio peso del cuerpo, y estarás ejercitando las pantorrillas. | Fuente: Magaly Farfán

5.- LEVANTA TODO LO QUE VEAS EN EL SUELO, acostumbrándote a flexionar las rodillas. A parte que tu espalda te lo agradecerá, es buenísimo para esas piernas duras y fuertes.

Estos tips te van a servir para no dejar de moverte mientras estés en casa, calle o trabajo cuando no estés asistiendo a un gimnasio. Vale decir que para lograr resultados reales y efectivos lo recomendable es llevar la correcta asesoría de un entrenador. Y  recuerda que todo ejercicio debe ir acompañado con dieta, constancia y paciencia.

No dejes de moverte, nos vemos en el gimnasio.