¿Cómo enseñar valores a nuestros niños, niñas y adolescentes?

El uso de cuentos, narraciones breves basadas en hechos reales o ficticios donde la trama es protagonizada por un grupo reducido de personajes y el argumento es relativamente sencillo, ayudan a enseñar valores a nuestros hijos.

Los cuentos son narraciones breves basadas en hechos reales o ficticios, donde la trama es protagonizada por un grupo reducido de personajes y el argumento es relativamente sencillo. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: monkeybusinessimages

Los valores son aquellas ideas y emociones que consideramos importantes, las cuales guiarán nuestras acciones para relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con todo aquello que nos rodea. Son centrales para promover una convivencia saludable y para atender la salud mental de las personas. ¿Cómo aprendemos valores? o ¿cómo les enseñamos valores a nuestros niños, niñas y adolescentes?

Los cuentos son narraciones breves basadas en hechos reales o ficticios, donde la trama es protagonizada por un grupo reducido de personajes y el argumento es relativamente sencillo. Cuando narramos un cuento no sólo transmitimos ideas y hechos, sino también emociones que experimentan los personajes. Por ello, los cuentos son eficaces al momento de enseñar y aprender valores.

En las librerías podemos encontrar diferentes libros con cuentos maravillosos, pero al momento de decidir por uno de ellos no compres el más popular o que encante a todos, sino el que más inspire. Un cuento que inspira, es un cuento que te impulsa o provoca a realizar acciones concretas.

 

Para enseñar valores, no sólo es importante la historia, sino cómo lo contamos; es decir, cómo narramos el cuento. Para ello, debemos utilizar todo nuestro cuerpo, incluyendo diferentes tonos de voz y los gestos del rostro para que puedan describir las emociones que experimentan los personajes. Por todo esto, el teatro se convierte en un magnífico espacio de aprendizaje.

Después de contar el cuento, es de suma importancia, propiciar un espacio para escuchar las opiniones y principales ideas que captaron nuestros oyentes. Recuerde que estas ideas y emociones luego acompañarán a nuestros aprendices, así que no nos sorprendamos si luego hacen uso de éstas para recordarnos cómo debemos actuar en ciertas circunstancias.

Antes de todo esto, debemos identificar los valores que consideramos importantes para promover una convivencia saludable, tanto dentro de la familia, como del centro de estudio, trabajo y/o barrio. Esto nos ayudará a elegir los cuentos más apropiados o los que consideramos importantes para promover una convivencia saludable.