Cómo hablarle de homosexualidad a tus hijos

Cuando los hijos preguntan sobre sexualidad o muestran interés por saber acerca de la homosexualidad, los padres y madres deben de estar preparados para responder.

Ante las dudas y curiosidades de los hijos, una persona adulta debe reaccionar con naturalidad, nunca es conveniente rehuir del tema ni evadir la situación. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

Vivimos en una sociedad donde todo aquello que se aleje de lo heterosexual tiende a ser rechazado, generando burlas y fobias. Significa que muchas personas saben poco o nada de sexualidad,  y ello principalmente por falta de una educación sexual adecuada desde la casa y desde el colegio. Es así, que para muchos padres y madres, el hablar de sexualidad con sus hijos e hijas les resulta no solamente complicado sino tormentoso puesto que seguramente no vivieron la experiencia cuando ellos eran niños o niñas y por eso actualmente no tienen ni idea de cómo abordar el tema.

No se trata de decir: “a mí nunca me hablaron de sexo y crecí sin problemas”, quizá así fue, pero ahora vivimos en otros tiempos, donde se aprende sobre sexualidad en las redes sociales, internet, cine y una serie de medios de comunicación que los padres y madres no pueden controlar por más que así lo crean.

“¿De dónde vienen los niños?” Hace tiempo que dejó de ser la pregunta que atemorizaba a los padres; hoy en día dudas como “¿por qué mi amigo tiene dos mamás?” o “¿por qué hay dos hombres besándose en el parque?”, son preguntas que los padres y madres no desean escuchar de sus hijos, las evaden, las sancionan, les estresa o hacen de oídos sordos. Lo bueno de todo es que como sociedad vamos avanzando en la búsqueda de la igualdad y el respeto a pesar de las diferencias. Por ello, las discriminaciones son sancionadas.

La homosexualidad es uno de los contenidos lógicos de la sexualidad humana y que debe hablarse en una educación afectiva-sexual y de valores por parte de los padres y madres, quienes en esta misma línea deben enseñarles a sus hijos sobre el amor, el respeto, la igualdad pese a las diferencias y la no discriminación de ningún tipo. La información siempre debe ser precisa, real, verdadera y suficiente para la edad del niño o niña; con un lenguaje comprensible y tratando de aclarar siempre sus dudas. No es lo mismo hablar de homosexualidad a un niño de cuatro o siete años, que a adolescentes de quince o diecisiete.

En caso los toman por sorpresa, los padres pueden pedirles a sus hijos unos minutos para ordenar nuestras ideas, relajarse y preparar un ambiente adecuado. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

Cuando ellos preguntan sobre sexualidad o muestran su interés por saber algo acerca de la homosexualidad, los padres y madres deben de estar preparados para responder y no crear una situación estresante ni “una tormenta en un vaso con agua” por algo que simplemente vio en la calle, en alguna serie televisiva o quizá los comentaron sus compañeros de clase. Como personas adultas lo mejor es reaccionar con naturalidad, nunca es conveniente rehuir del tema ni evadir la situación porque lo único que se generará es que los pequeños busquen información en otros lugares, como internet, y ahí pueden toparse con respuestas que no son las más adecuadas.

Lo que podríamos hacer, en caso nos tomen por sorpresa, es pedirle unos minutos (como excusa de terminar un pendiente) para ordenar nuestras ideas, relajarnos y preparar un ambiente adecuado. Debemos de tener en cuenta que siempre que nuestros hijos o hijas pregunten sobre homosexualidad no necesariamente significa que están sintiendo “atracción sexual” por alguien de su mismo sexo o que han sufrido algún evento de abuso sexual por parte de un adulto. Esos son temores netamente de adultos que piensan (erradamente) que la homosexualidad es algo malo y contagioso. Que un niño, una niña o adolescente pregunte sobre homosexualidad es tan normal como preguntar por dónde nacen los niños, por qué el pene se erecta o por qué no debo enseñar los genitales a mis compañeros del colegio.

Recomendaciones

Es muy importante que veamos la sexualidad como algo natural y que se puede hablar de ella sin miedo a ser sancionados. Además, siempre es bueno tener en cuenta la etapa de desarrollo que los hijos o hijas están viviendo, ello para saber qué tanta información daremos siempre en temas de sexualidad, porque a veces no necesitan más que respuestas concretas. Hay que asegurarse que el niño o la niña van entendiendo la explicación que se les da y, sobre todo, no te centres exclusivamente en la atracción sexual sino en el amor entre las personas.

Si bien, existen diferentes opiniones sobre la homosexualidad, es importante siempre tener presente que nuestra misión como padres y madres no es imponerles nuestras ideas sino prepararlos para que puedan reflexionar y sacar sus propias conclusiones, siempre con los valores del amor y el respeto.

No es conveniente rehuir del tema ni evadir la situación, porque los niños pueden buscar información en otros lugares, como internet, y recibir una mala orientación. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

Debemos de dejar de lado nuestros prejuicios y temores; así, cuando nuestros hijos o hijas pregunten sobre homosexualidad, lo mejor es responder de forma objetiva. No es bueno que expresemos nuestros juicios de valor, ni insultos, ni “anormalicemos” la homosexualidad (porque es una orientación tan normal como la heterosexualidad o bisexualidad); porque así solo estarás condicionando su opinión. Además, es probable que en el colegio o en otros espacios se relacionen con personas homosexuales o tengan compañeros de colegio que tengan padres o madres homosexuales y no vamos a desear que nuestros hijos e hijas discriminen a otras personas ni promuevan actos agresivos.

Si tu hijo o hija te pregunta por qué una persona es homosexual. Lo mejor es explicarle que así como hay hombres que les gustan las mujeres y mujeres que le gustan los hombres, existen hombres que le gustan los hombres y también mujeres que le gusten las mujeres. Lo importante es que se quieren, se aman, se gusten y se respeten. Verás que los pequeños se quedarán satisfechos con la respuesta, sobre todo porque has promovido el amor y el respeto. Pero si luego preguntan ¿cómo ellos tendrán hijos?, la respuesta idónea es: “no todas las personas quieren tener hijos (y se puede ilustrar con algún ejemplo de un familiar cercano que no tenga hijos) o explicarles que podrían adoptar a un niño. Siempre con un lenguaje acorde a su edad.

Es muy apropiado que según la edad se pueda contar cómo las personas homosexuales muchas veces sufren y son humilladas por “sus gustos”, lo malo que es la discriminación y la homofobia. El mensaje es que uno siempre debe respetar a las demás personas por más que no comparta su forma de pensar, porque todos tenemos sentimientos y buscamos nuestra felicidad.

Existen diferentes libros infantiles que pueden ayudar al niño y niña a comprender mejor la homosexualidad, buscando promover el respeto y la no discriminación. Por ejemplo: Dorita y el dragón (escrito por Lakita) o ¿Camila tiene dos mamás (escrito por Verónica Ferrari).