Cómo podemos prevenir el cáncer de mama

La detección temprana del cáncer de mama permite dar un tratamiento que puede hacer posible una cura en el paciente.

Entre los factores que aumentan el riesgo del cáncer de mama se encuentran la edad y las mutaciones genéticas, así como los antecedentes personales y familiares. | Fuente: Getty Images

En el Perú, el cáncer de mama es el segundo más común en mujeres, solo vencido por el de cuello uterino. Es un cáncer que afecta, en nuestro país, a  unas cuatro mil mujeres al año.

Pero hay buenas noticias en relación a esta enfermedad: la primera es que hoy en día conocemos varios factores que aumentan el riesgo y pueden ser modificados; así como, también hemos aprendido a reconocer algunas conductas y estilos de vida que nos dan protección. 

Otra noticia importante es que la mayoría de estos cánceres se pueden curar si se descubren al inicio y esta cura se logra con tratamientos mucho menos agresivos que los que había antes.  

¿Qué factores aumentan el riesgo de cáncer de mama?

Hay factores que podemos cambiar y hay otros que no podemos,  pero que igual es bueno conocer porque si los tenemos, sabemos que debemos ser doblemente cuidadosos con los controles y despistajes. 

El primer y más importante factor de riesgo es, aunque parezca obvio, ser mujer.   Mucha gente no sabe que el cáncer de mama también puede dar en hombres, por lo que usualmente pasa desapercibido para la mayoría de personas.

La prevención es la clave para diagnosticar a tiempo el cáncer de mama y establecer un tratamiento para combatirlo. | Fuente: Getty Images

Algunos otros factores de riesgo son:

- Edad: A partir de los 40 años comienza a aumentar la incidencia de la enfermedad. Entre los 50 y 70 años, ocurre con mayor frecuencia.

- Antecedentes personales o familiares de cáncer de mama: Si una persona ya tuvo cáncer en una de sus mamas, tiene mayor posibilidad de desarrollar la enfermedad nuevamente, ya sea en esa misma o en la otra mama.  

Si una mujer tiene un familiar de primer grado con cáncer de mama, su riesgo aumenta. Y si son dos familiares cercanos, su riesgo aumenta mucho más.

- Mutaciones genéticas: Actualmente hay pruebas genéticas (BRCA 1 y 2) que nos pueden dar información importante sobre las posibilidades de una paciente de desarrollar un cáncer de mama del tipo hereditario (del 5 al 10 % del total).

En pacientes con ambos genes positivos y alto riesgo de enfermedad, se pueden hacer mastectomías profilácticas, como en el caso de la actriz Angelina Jolie.

Hay también una serie de enfermedades de origen genético que predisponen al cáncer, como Síndromes de Lynch, Cowden, Li-fraumeni, entre otros.

- Primera menstruación temprana (antes de los 11 años) y menopausia tardía (después de los 55 años): Parece que la exposición por mayor tiempo a los estrógenos hace que aumente el riesgo de cáncer de mama. Por lo mismo,  las mujeres que dan a luz por primera vez después de los 35 años tienen mayor riesgo.  

Pruebas genéticas pueden dar información importante sobre las posibilidades de una paciente de desarrollar cáncer de mama. | Fuente: Getty Images

¿Qué factores de riesgo podemos modificar para protegernos?

Algunas de las cosas que podemos hacer y que disminuyen en mayor o menor medida el riesgo de cáncer de mama son:

- Lactancia: Dar de lactar no solo es bueno para el bebé, que recibe así el mejor nutriente posible, sino que le brinda a la mamá una cierta protección contra el cáncer de mama.

- Peso normal: Las mujeres obesas tienen estadísticamente mayor propensión al cáncer de mama.  Es muy importante mantener un peso saludable.

- Ejercicios: Ayudan a mantener un peso normal y a regular las hormonas y los factores inmunológicos.

- Dejar el alcohol: El consumo diario de alcohol aumenta la incidencia de cáncer de mama, y este aumento es proporcional a la cantidad de alcohol que se consume.  Dejar el alcohol disminuye el riesgo.

El ejercicio físico diario y una ritmo de vida saludable pueden disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de mama. | Fuente: Getty Images

Medidas preventivas

En pacientes que tengan riesgo aumentado, podemos dar medicinas que modulan los efectos del estrógeno en mama y brindan cierta protección, como por ejemplo las del grupo  llamado “SERM”. Estas pastillas son muy fáciles de tomar y no generan molestias en las pacientes como lo hace, por ejemplo la quimioterapia. 

Esas son algunas de las cosas que podemos hacer para disminuir el riesgo.   Pero como no tenemos aún algo que realmente prevenga la enfermedad,  lo más importante sigue siendo la detección temprana, la que nos permite hacer el diagnóstico al inicio del problema y hace que sea posible curar a la paciente.

Y esto se logra con varios tipos de exámenes, el más importante de los cuales es la mamografía, que será comentada en el próximo artículo.