Cómo se consolidan las fracturas

El proceso termina con la fase de remodelación que puede durar varios meses y permite al hueso tener la misma forma que el original.

Con el pasar de los días, el tejido óseo va ganando rigidez porque inicia la mineralización del cayo, que hace que la fractura sea estable. | Fuente: Getty Images

Los tejidos del cuerpo tienen la capacidad de regenerarse ante una lesión. El hueso es uno de ellos, que después de una fractura, necesita un proceso para su consolidación, es decir unión. Pero existen también algunos factores que hacen que el proceso retarde, como una mala alineación del segmento, osteoporosis, movimiento constante de los extremos de la fractura, entre otros.

Entre la segunda o tercera semana, luego de presentarse el proceso inflamatorio en una lesión por fractura, comienza a formarse el cayo blando, que está conformado por células que proliferan hacia la capa más externa del hueso (periostio). Estas buscan la unión entre los extremos de la fractura.

El proceso de consolidación termina con la fase de remodelación que puede durar varios meses. | Fuente: Getty Images

Con el pasar de los días, el tejido óseo va ganando rigidez porque inicia la mineralización del cayo, que hace que la fractura sea estable. Pero este tejido no es capaz de soportar una carga total, por lo que se inicia con cargas progresivas, las cuales a su vez estimularán la producción ósea, hasta su completa mineralización.

El proceso de consolidación termina con la fase de remodelación que puede durar varios meses y permite al hueso tener la misma forma que el original.

Los tejidos del cuerpo tienen la capacidad de regenerarse ante una lesión. | Fuente: Getty Images

Existen, dentro de terapia física o fisioterapia, diferentes agentes que aceleran el proceso de consolidación, dentro de ellos tenemos: el ultrasonido, que es usado a bajas frecuencias en etapas iniciales de la fractura; la magnetoterapia, que emplea campos magnéticos para la estimulación del tejido óseo; cámara hiperbárica, que ayuda a una mejor proliferación celular; y el ejercicio temprano y progresivo, que ayuda a una mejor circulación y previene la hipotrofia muscular (disminución de la masa), que pese a lo que se creía algunos años atrás juega un papel muy importante dejando de lado la inmovilización total del segmento a tratar.

Para una mejor asesoría y adecuada evaluación consulte a un profesional en fisioterapia y a su traumatólogo.