Consejos para conseguir un buen descanso nocturno

Lo ideal es no tomar hipnóticos y somníferos para dormir, porque pueden producir efectos secundarios como confusión o disminución de la capacidad mental a largo plazo.

Un baño de agua tibia ayuda a relajar los músculos y predispone a un buen descanso. | Fuente: Getty Images

El insomnio es un problema frecuente, dormir poco y mal afecta a todas las áreas vitales del ser humano. Genera consecuencias a nivel físico (aparición de diferentes enfermedades o agravamiento de las ya existentes, como diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares), a nivel emocional (altera el ánimo, produce depresión y mal humor), a nivel cognitivo (alteración de la concentración, memoria, aprendizaje) y conductual (fatiga, cansancio).

Para conseguir un sueño reparador, antes que iniciar tratamiento farmacológico, debemos mejorar lo que se denomina la “higiene del sueño”, es decir, hábitos que inducen o mejoran la calidad del dormir.

Lo ideal es no tomar medicamentos hipnóticos y somníferos para dormir, ya que si se consumen de forma crónica pueden presentarse ciertos efectos secundarios como confusión, predisposición a caídas e incluso podrían desencadenar disminución de la capacidad mental a largo plazo. Sin embargo, bajo supervisión médica y en tratamientos cortos pueden tener buenos resultados siempre y cuando sea necesario.

El buen dormir mejora nuestra capacidad funcional, mental, física, emocional y sexual. Empecemos por modificar algunos hábitos y mejorar la higiene del sueño, pequeños cambios pueden hacer grandes diferencias.