Consumir aceite de oliva reduce el riesgo de fracturas

La ingesta de aceite extra virgen decrece en 51% el riesgo de sufrir fisuras por osteoporosis.

El aceite extra virgen es rico en vitamina E y ácido oleico y se obtiene de la molienda y prensado de la aceituna madura | Fuente: Getty Images

De la misma manera en que se observó que las personas habituadas a consumir vino tienen menor riesgo de problemas cardiovasculares, se ha observado que las personas que consumen una dieta mediterránea registran menos casos de fractura por osteoporosis.

Los investigadores se propusieron identificar qué es lo que les protege de las fracturas, la dieta mediterránea se caracteriza por el consumo frecuente de aceite de oliva, mayor consumo de pescado, poca carne roja, frutas, verduras y granos enteros.

Es así que realizan un estudio en 870 personas entre 50 y 80 años con alto riesgo cardiovascular y se hace un seguimiento de la dieta por casi 9 años en promedio. A un grupo de le dio dieta mediterránea y aceite de oliva extra virgen, a otro dieta mediterránea y nueces y a otro sólo dieta baja en grasa.

El adulto mayor o las personas que requieren enriquecer su alimentación pueden hacerlo también, la cantidad total recomendada al día según el estudio es de 4 a 5 cucharadas soperas. | Fuente: Getty Images

Los resultados publicados en Clinical Nutrition Journal concluyeron que aquellas personas que consumían aceite de oliva extra virgen en una cantidad de entre 4 o 5 cucharas soperas redujeron el riego de fractura por osteoporosis en 51%. Esto significaría que la ingesta diaria de aceite de oliva extra virgen acompañado de una alimentación saludable y balanceada podría proteger la salud de los huesos.

Otros estudios han mostrado diferentes beneficios del aceite de oliva: reduce los problemas vasculares asociados a la diabetes y los niveles de colesterol LDL; así como, revertir el daño hepático en personas con diagnóstico de hígado graso por dieta alta en grasa, esto debido a que activa mecanismos antiinflamatorios en el tejido graso y modifica la composición de grasa del hígado.

Beber una cucharada de aceite de oliva en ayuno y/o antes de acostarse, trabaja como un excelente lubricante del tracto gastrointestinal. | Fuente: Getty Images

Obtención. Las tres cuartas partes de la pulpa de la aceituna es aceite, rico en vitamina E y ácido graso oleico, dos nutrientes a los que se le atribuye los beneficios del aceite de oliva extra virgen. Este se obtiene de la molienda y prensado de la aceituna madura y dependiendo del nivel de acidez resulta un aceite extra virgen o virgen. El aceite de oliva común es el de menor calidad y se obtiene del refinado del aceite defectuoso y utiliza químicos para obtenerse.

Es el aceite extra virgen el que ha mostrado beneficios, es más puro, debe estar prensado en frío y es rico en vitamina E y ácido oleico. Para identificarlo, debe buscar en la etiqueta la siguiente frase: aceite de oliva extra virgen prensado en frío, nivel de acidez menor a 1 grado.

El aceite de oliva extra virgen ayuda a revertir el daño hepático en personas con diagnóstico de hígado graso por dieta alta en grasa. | Fuente: Getty Images

Consumo. Si bien el aceite de oliva es más resistente al calor en relación a otros aceites vegetales, al exponerlo a altas temperaturas, pierde sus beneficios. La mejor forma de consumirlo es en su estado crudo sobre los alimentos como ensaladas frescas o cocidas, sobre el plato de fondo servido o remojando un deliciosos pan en lugar de untarlo con mantequilla o margarina.

Los infantes menores de un año pueden consumirlo agregando media cucharadita a la papilla lista, de esta manera aportamos más energía. El adulto mayor o las personas que requieren enriquecer su alimentación pueden hacerlo también, la cantidad total recomendada al día según el estudio es de 4 a 5 cucharadas soperas.

Incluso puede beberse una cucharada de aceite de oliva en ayuno y/o antes de acostarse, de esta manera además de beneficiarse de sus nutrientes, es un excelente lubricante del tracto gastrointestinal que mejora los problemas de estreñimiento.

La mejor forma de consumir aceite de oliva extra virgen es en su estado crudo sobre los alimentos como ensaladas frescas o cocidas. | Fuente: Getty Images