¿Deporte en ayuno o con desayuno?

Si el ejercicio se practica durante el día, es mejor que sea alejado de las comidas por un mínimo de 2 horas.

Indistintamente del objetivo del ejercicio, se debe recibir asesoría nutricional. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Según las actividades del día, los horarios de alimentación pueden cambiar pero hay que cuidar que estos cambios estén en sintonía con nuestro cuerpo y el mejor aprovechamiento del alimento.

Las personas que despiertan temprano para realizar deporte antes de estudiar o trabajar tienen la duda de en qué momento deben tomar el desayuno.

La respuesta no es simple, pues depende de algunos factores. Por ejemplo, si se tiene sobrepeso o si el deporte se practicó en estado de ayuno o no.

¿Se debe desayunar antes o después del deporte?

Ejercitarse en ayuno motiva a que los niveles de glucosa en sangre, que ya amanecen bajos normalmente, disminuyan más generando un estado de hipoglicemia, (niveles de glucosa por debajo de lo normal en sangre). Esto puede causar, síntomas como náuseas, mareos o desvanecimiento.

Por otro lado, ejercitarse inmediatamente después de una comida principal como el desayuno, hace que se incremente el trabajo cardiaco, ya que debe abastecer de oxígeno a los músculos y al mismo proceso de digestión. En personas susceptibles puede afectar el ritmo cardiaco, provocar síncope e incluso causar un evento cardiaco mayor.

Las personas que hacen ejercicios por las mañanas, se enfrentan al dilema de iniciar su rutina en ayuno o con desayuno. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Lo recomendable: romper el estado de ayuno con un alimento o líquido de fácil digestión y de pequeño volumen. Por ejemplo, una mandarina, un kiwi, 6 unidades de fresa, uva o un puñado grande de arándanos, también se puede optar por zumo de naranja o jugo de papaya, melón o piña. Estos frutos aportan suficiente energía y azúcar para sostener los niveles de glucosa en sangre por una hora de ejercicio leve a moderado. Y es conveniente hidratarse con sorbos de agua.

El desayuno debe darse después del ejercicio mañanero si se está a régimen para perder peso, resulta conveniente postergarlo al cabo de 2 horas de terminado el ejercicio, de esta manera el efecto metabólico de la actividad se sostiene en ese tiempo. Sin embargo, esto no es una norma y de no hacerlo, el ejercicio sigue dando buenos resultados sobre el gasto de energía.

Si se es deportista y el ejercicio es de tipo cardiovascular e intenso, es fundamental que beba un vaso con jugo de fruta (plátano es conveniente) en ayuno y que al terminar el ejercicio beba otro jugo, incluso junto con leche o yogurt para abastecer de proteína al músculo. Luego de ello conviene tomar el desayuno.

Ejercitarse inmediatamente después del desayuno hace que se incremente el trabajo cardiaco. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Si el ejercicio se practica durante el día, es mejor que sea alejado de las comidas por un mínimo de 2 horas. Si pasó ese tiempo, se puede ejercitar sin necesidad de ingerir alimento previo salvo líquidos para hidratarse.

Cuando la noche es el tiempo de ejercitar, se puede cenar 2 horas antes de la rutina, y terminada la actividad ingerir un snack saludable o incluso un plato de solo vegetales, crema de verdura o solo sopa. Es necesario tomar en cuenta que próximo al ejercicio se entrará en estado de reposo, y tomando en cuenta que esto activa el metabolismo y genera calor, debe transcurrir al menos dos horas desde la última ingesta o actividad física para no perturbar la calidad de sueño.

También es dable cenar después del ejercicio, si este se practica de noche. En este caso, la cena debe ser ligera  con platos hechos a la plancha o al horno, vegetales crudos o cocidos y como fuente de energía, deben ser cereales,  tubérculos o fruta.

La cantidad es un aspecto importante que debe ser estimado por el profesional en nutrición. Indistintamente del objetivo del ejercicio, se debe recibir asesoría nutricional para determinar la cantidad y tipo de alimento más conveniente.