Diez mitos relacionados al asma

La ciencia actual ha obtenido avances importantes en el conocimiento de la enfermedad y su tratamiento.

Muchos pacientes usan sus inhaladores de rescate (salbutamol por ejemplo) cada vez con más frecuencia y sienten un menor efecto. | Fuente: Getty Images

El asma es una enfermedad bronquial que en la mayoría de los casos es de origen alérgico. Se estima que está presente entre el 8 y 20% de peruanos, siendo más frecuente en niños de zonas urbanas. Sin embargo, pese a que se han obtenido avances importantes en el conocimiento de la enfermedad y su tratamiento, el público en general maneja conceptos equivocados a los que llamaremos mitos. ¿Cuáles son los más comunes?

* El asma se va cuando el niño crece. Mucha gente piensa que el asma desaparece con el “desarrollo”. En realidad, ello ocurrirá solo en un 30% de niños, sin existir una regla que permita predecirlo. La clave es tener un control médico regular y recibir el tratamiento indicado por el médico. Recuerde que aún en niños en quienes el asma desapareció al crecer, existe probabilidad de que “regrese” en edad adulta.

Un niño físicamente activo tendrá un mejor control de la enfermedad y se alejará del sedentarismo y la obesidad que son poderosos enemigos del asma. La natación es uno de las disciplinas más recomendadas. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: anandaBGD

* Los asmáticos no deberían hacer ejercicio. Si bien esto es recomendable durante una exacerbación o crisis asmática, se recomienda plenamente que el paciente asmático realice ejercicio de manera regular. De hecho, un niño físicamente activo tendrá un mejor control de la enfermedad y se alejará del sedentarismo y la obesidad que son poderosos enemigos del asma. La natación es uno de las disciplinas más recomendadas.

* Los inhaladores producen dependencia y daño al corazón. Son dos mitos muy frecuentes en la consulta diaria. Los inhaladores no producen ninguna dependencia como lo producen las drogas ilícitas y algunos medicamentos, como los ansiolíticos. Los inhaladores proporcionan el medicamento de una forma directa y segura a los bronquios. Simplemente son necesarios de manera continua para tratar la enfermedad.

Cuando el médico decida que no son necesarios, podrá suspenderlos temporal o definitivamente de manera totalmente segura. Por otro lado, los inhaladores de “rescate”, con efecto broncodilatador (salbutamol por ejemplo), suelen emplearse para aliviar los síntomas, como tos, flemas, ahogos y sibilancias. Su uso de manera racional, siguiendo las indicaciones médicas, no produce daño cardiaco. Por supuesto que todo exceso puede ser peligroso, sobre todo si no se cuenta con orientación médica

Mucha gente piensa que debe acudir al médico cuando se siente mal o solo cuando tiene crisis, dejando pasar por alto episodios leves de tos y silbidos. | Fuente: Getty Images

* No debes usar inhaladores porque hará que te acostumbres. Muchos pacientes usan sus inhaladores de rescate (salbutamol por ejemplo) cada vez con más frecuencia y sienten un menor efecto. Esto no es culpa del medicamento, sino de un inadecuado control de la enfermedad. En estos casos lo más probable es que deba agregar un corticoide inhalado u otro medicamento para poder controlar mejor el asma y disminuir la frecuencia de uso del inhalador de rescate.

* El asma debe tratarse solo cuando da molestias. Mucha gente piensa que debe acudir al médico cuando se siente mal o solo cuando tiene crisis, dejando pasar por alto episodios leves de tos, silbidos o “agitación”. La mayoría de estos pacientes tienen sus bronquios continuamente inflamados, los que los vuelve susceptibles a diversos estímulos (polvo, humedad, olores fuertes, etc.), de allí que necesiten un tratamiento en base a corticoides inhalados por determinada cantidad de meses

Es una creencia muy común que estos medicamentos producirán niños de talla corta. | Fuente: Getty Images

* Los corticoides en inhalador son peligrosos. Los inhaladores que contienen corticoides son la piedra angular del tratamiento para el asma, al mantener los bronquios estables, desinflamados, controlando la frecuencia de síntomas. Es una creencia muy común que estos medicamentos producirán niños de talla corta.

En realidad, se trata de un medicamento muy seguro a dosis convencionales. Cuando se usan dosis altas, los niños pueden tener cierto retraso en el crecimiento, pero se ha demostrado que al final del periodo de crecimiento, alcanzarán su talla normal. Es necesario que después de su uso, se realice un enjuague bucal con agua corriente, que elimine los restos del medicamento.

* Los asmáticos deben mudarse a un lugar con clima seco. La gran mayoría de pacientes pueden ser tratados con éxito sin necesidad de tomar medidas tan radicales.

* Los asmáticos son personas más débiles. Un asmático bien controlado, no debería tener ninguna limitación física o laboral. Existen muchos deportistas de alta competencia que son asmáticos.

Cada asmático es un mundo de posibilidades: distinto nivel de enfermedad, diferente respuesta al tratamiento, diferentes factores dietéticos o ambientales que lo descompensan, etc. | Fuente: Getty Images

* El tratamiento es el mismo para todos los asmáticos. Cada caso de asma es muy particular. Cada asmático es un mundo de posibilidades: distinto nivel de enfermedad, diferente respuesta al tratamiento, diferentes factores dietéticos o ambientales que lo descompensan, etc.

* Es mejor tener un nebulizador en casa. El uso de los inhaladores de manera correcta, sobre todo con aerocámara, proporciona una efectividad similar al nebulizador. Existen muchos servicios de emergencias de clínicas y hospitales que prefieren el uso de inhalador con aerocámara lo cual permite economizar tiempo y recursos sin afectar la eficacia del tratamiento.

Existen, por supuesto, muchos otros mitos que quedaron en el tintero. Por ello es necesario que estos sean resueltos total y oportunamente por su médico. No se retire del consultorio médico sin resolver sus dudas.