El dolor en el sexo tiene un nombre: Dispareunia

Hombres y mujeres pueden sufrir de este trastorno, que genera malestar e interrupción en la intimidad.

En el caso de las mujeres suele confundirse mucho con el vaginismo, el cual puede tener síntomas muy similares pero el problema de fondo es otro. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Cuando una mujer o un hombre tienen un dolor constante durante el coito sexual lo cual genera malestar, interrupción o imposibilidad de hacerlo, se llama dispareunia. Para el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM, por sus siglas en inglés), el dolor puede aparecer antes o después de la relación sexual, y puede describirse como superficial durante la penetración o como profundo, cuando se realizan los movimientos coitales. El dolor puede ser muy leve hasta un nivel muy agudo o intensamente fuerte. La situación genera malestar a nivel individual o con las parejas sexuales. En el caso de las mujeres suele confundirse mucho con el vaginismo, el cual puede tener síntomas muy similares pero el problema de fondo es otro.

En la gran mayoría de los casos, este dolor se produce debido a que ocurre un problema físico como la rotura del himen, una mala costura vaginal, mala lubricación o producto de alguna infección urinaria o infección de transmisión sexual. En muchas ocasiones, es el mismo condón que puede causar la irritación que genera dolor durante el coito, o también hay mujeres que son alérgicas al látex, lo que les causa irritación. En otros casos, la dispareunia se debe a que no hubo una buena lubricación vaginal por no esperar el tiempo suficiente a que la mujer esté excitada y empiece a lubricar, esta situación hace que la mujer comience a tener cierto rechazo a la penetración  y se condiciona inconscientemente a una sensación muy dolora incluso previo al coito. En algunas mujeres el miedo a la relación sexual hace que se contraigan los músculos de la vagina de manera automática e inconsciente, lo cual produce una mayor resistencia a que entre el pene y, consecuentemente, produce dolor. Hay que tener en cuenta que el origen es distinto al vaginismo y por ello el descarte debe hacerse por un especialista.

En el caso de los hombres el dolor puede focalizarse en los testículos o en la uretra. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Por otro lado, en el caso de los hombres el dolor puede focalizarse en los testículos o en la uretra. Esto sucede con frecuencia cuando retiene demasiado tiempo la eyaculación; si ésta no se produce, el dolor aún es mayor; es decir, hay una eyaculación retardada o aneyaculación. Si se tiene un problema de fimosis (deformación) en el frenillo (pliegue menbranoso en el pene) o padece de algún tipo de infección en los genitales, puede producirse dolor al tener relaciones sexuales.

Tanto en hombres como en mujeres, cuando hay una infección de transmisión sexual (interna o externa) puede causar dolor durante el coito sexual, tan igual si hay la presencia de alguna herida en los genitales por algún desgarro ocasionado. Muchas veces las infecciones “pasan desapercibidas” y durante la intimidad las evitemos o disimulamos (por miedo a que la pareja nos cuestione), aunque el malestar continúa.

Criterios para reconocer una dispareunia

•    Existencia de un dolor genital recurrente o persistente asociado a la relación sexual, tanto en mujeres como en varones.

•    La alteración provoca malestar o dificultad en las relaciones interpersonales o de pareja.

•    La alteración no es debida únicamente al vaginismo o falta de lubricación vaginal.

•    No es debido a otros problemas como disfunciones eréctiles, ni al consumo de sustancias tóxicas, ni a problemas fisiológicos descartados médicamente.

    Se debe especificar en qué momento se dio el inicio: si es un malestar de toda la vida o si ha sido adquirido en algún momento luego de tener una vida sexual sin mayor problema.

•    Se debe especificar en qué contexto sucedió: si es general o situacional.

    Se debe especificar la etiología: factores psicológicos o combinados.

•    Qué hace si sientes dolor durante las relaciones sexuales.

•    Acude al médico para asegurarte de que el dolor no sea producido por una infección o un problema físico.

•    Relájese, imagínese aspectos positivos de esa relación sexual.

    Evita las prisas, no apresures la penetración.

    Si no tienes suficiente lubricación natural, utiliza un lubricante.

•    No te obsesiones con tener relaciones sexuales con penetración.

•    Evalúa si hay factores externos que te estén estresando.

•    Si es frecuente, visita a un sexólogo.

El dolor de las relaciones sexuales tras el parto

La sexóloga española Silvia Olmedo señala que en el parto vaginal muchas veces se realiza una episiotomía, es decir, un corte en la vagina antes de que nazca el bebé, con el fin de facilitar su salida. Tras el alumbramiento se sutura este corte, pero si tras la etapa de recuperación posparto continúa un dolor vaginal, puede ser porque le cosieron demasiado o quedó algún tejido suelto.

Aunque se haya realizado bien la intervención, los primeros meses las relaciones sexuales pueden producir dolor. Se debe tener en cuenta si estas molestias continúan incluso luego de cinco meses, lo mejor sería acudir con un ginecólogo, quien puede considerar hacer una pequeña cirugía donde fue suturada la mujer para prevenir el dolor. Hay otras mujeres que, debido al trauma por haber tenido un parto difícil (algunas viven la experiencia como una invasión a lo más íntimo de su ser), quedan sugestionadas y perciben cualquier contacto con sus genitales como un ataque y se dan contracciones involuntarias de la vagina o no se lubrica bien, lo cual genera dolor durante el coito.