El impulso sexual y el sexo casual

Hombres y mujeres tienen impulsos sexuales que pueden ser satisfechos sin involucrar sentimientos románticos.

Nuestro cerebro tiene la capacidad de separar relaciones sexuales y relaciones amorosas | Fuente: Getty Images

El deseo sexual es un parte de todo ser humano. ¿Se controla? Pues para algunas personas es más fácil controlarlo y para otras es más complicado. Hombres y mujeres tienen impulso sexual, sin embargo, en muchas sociedades (como la nuestra) se cuestiona cuando las mujeres tienden a manifestar o se deja llevar por este impulso sexual tan natural. Nuestra sociedad, prejuiciosa y machista, las tiende a etiquetar como “mujeres fáciles” (o un sinfín de adjetivos similares). Sin embargo, cuando un hombre “se dejar llevar por su impulso sexual”, podemos escuchar  falsas argumentaciones que señalan: “uno actúa como varón”, hecho que no hace más que justificar en muchos casos la violencia sexual.

Asimismo, es totalmente falso que el hombre por el solo hecho de serlo tenga más impulso sexual que haga que siempre estén prestos a tener encuentros sexuales cuando éstos se le presenten. Este es un mito que lo único que hace es alimentar el machismo en hombres y colocar a la mujer en una situación de represión sexual o de no dejar disfrutar de su sexualidad. Hombres y mujeres tienen impulsos sexuales, no todos los impulsos sexuales son iguales pues dependerá de diversos factores de cada individuo y no del ser hombre o ser mujer; y ambos tienen la capacidad de decidir si desean tener sexo casual con alguien o no tenerlo. El consentimiento siempre debe ser de ambas partes.

Es totalmente falso que el hombre por el solo hecho de serlo tenga más impulso sexual | Fuente: Getty Images

Lo cierto es que nuestro cerebro tiene la capacidad de separar relaciones sexuales y relaciones amorosas, es por ello que muchos hombres y mujeres pueden tener una vida sexual activa (besos, caricias, erotismo, relaciones coitales) dejándose llevar por el impulso sexual y no involucran el lado afectivo-amoroso. Para otras personas, hacer esta escisión es sumamente complicado, principalmente por valores, creencias con las que fueron criados y en las que realmente creen. Por otro lado, hay quienes prefieren vivir con una doble moral, donde cuestionan socialmente el “sexo sin amor” pero viven una vida paralela donde tienen parejas con las cuales tienen “sexo sin amor”.

Asimismo, es necesario señalar que muchas relaciones amorosas han comenzado por un impulso sexual que se originó luego de conocerse en una noche de discoteca, una fiesta, en una chat sexual, etc. Es decir, primero tuvieron sexo y al darse cuenta que había más que “atracción sexual” decidieron seguir conociéndose y formaron una relación de pareja formal y exclusiva. Ello demuestra que es un mito que sea imposible enamorarse de alguien a partir de una relación casual.

En nuestra sociedad machista se cuestiona que las mujeres satisfagan sus impulsos sexuales. | Fuente: Getty Images

Es por ello que si bien todas las personas son libres de decidir sobre su vida sexual, es importante tener en cuenta que en las relaciones sexuales casuales se debe tener la capacidad de medir los peligros ante los cuales nos podemos exponer. Estos incluyen los embarazos no deseados, el contagio de enfermedades o infecciones, así como los riesgos de estar con una persona totalmente desconocida de quien no conocemos sus costumbres o comportamientos.  Muchas personas, luego de tener relaciones sexuales casuales descubrieron que fueron fotografiadas o filmadas sin su consentimiento. Por eso, siempre es bueno pensar con cabeza fría, conversar con la persona sobre “las reglas del juego” (donde pondrán los límites de lo permitido y no permitido) y usar condón.

Si vas a tener relaciones sexuales casuales ten en cuenta lo siguiente:

  • Las personas obtienen relaciones sexuales solamente para satisfacer su deseo sexual.
  • Las relaciones sexuales generan endorfinas.
  • No existe una fijación respecto a la otra persona, por lo que es más fácil satisfacer al instinto sexual sin involucrar el lado romántico.
  • Se pueden exponer a los peligros de salir con alguien desconocido.
  • Hay mayor riesgo de contagiarse de una infección de transmisión sexual.
  • Se corre el riesgo de utilizar o que te utilicen solamente con un fin sexual cuando la otra parte buscaba otro tipo de relación.
  • Puedes enamorarte y la otra parte no.