El requisito para la felicidad es el control de los pensamientos

Las personas negativas y quejumbrosas cansan y aburren porque están siempre con el mismo rollo de lo mal que va todo y al final terminan solas.

La felicidad es un estado creado por tu mente, por lo que piensas a partir de tu interpretación de la realidad. | Fuente: Getty Images

“Muchas personas esperan ver el milagro en vez de ser el milagro". La felicidad es algo que está dentro de nosotros y no fuera de nosotros. La felicidad es un estado, un momento sutil y que necesita de una apertura hacia la contemplación de lo simple de la vida  para crear la experiencia de la felicidad. Si hasta hoy pensabas que la felicidad viene de afuera, ya sea de cosas materiales o proporcionadas por el amor o la compañía de determinadas personas. Hoy te darás cuenta de que no es así.

Si eres capaz de entender que todo absolutamente cuanto existe es energía y materia que se transforma (no lo digo yo, lo dice la ciencia) entonces eres capaz de comprender que cada pensamiento tiene energía y por tanto crea una vibración. Las vibraciones son como ondas de sonido o radiaciones, no existen obstáculos, no existen barreras que las puedan detener. Al estar consciente de este hecho puedo pensar antes de pensar y asegurarme que cada pensamiento sea de la más alta calidad, antes de ser enviado al mundo. Si además de esto entiendes que lo que das al mundo es aquello que recibes porque todo regresa a su origen, entonces puedes pensar en que “la felicidad es un estado creado por tu mente, por lo que piensas a partir de tu interpretación de la realidad”, quiere decir lo que opinas de las cosas que vives a cada instante.

Por ejemplo: Una persona con estilo de pensamiento negativo piensa acerca de un día nublado: ¡qué día más feo!, mientras que una persona con estilo de pensamiento positivo dice: ¡qué día más tranquilo y romántico¡ ¿Notas la diferencia? Cuál de las dos personas crees que se está perdiendo un espacio valioso de tiempo en su vida   para NO ser feliz y mientras no es feliz probablemente sienta estrés, desmotivación, falta de interés, asco por la vida, apatía, etc. Y si a esto le agregamos los daños fisiológicos comprobados científicamente, es la mente, el cuerpo, las emociones y el alma todo nuestro SER quien se lastima a partir de nuestra elección.

“La mala vibra” se junta solo con la mala vibra y lo mismo ocurre con la buena, son semejantes y se atraen. | Fuente: Getty Images

La buena noticia es que no estás solo en esto, todos caemos en este mal hábito de pensar negativamente. Muchas veces inconscientemente estamos repitiendo expresiones que escuchamos en el trabajo o en la calle con los amigos y sin hacer una reflexión sobre lo que decimos, repetimos como loros e incluso afirmamos lo que las personas con pensamientos negativos dicen, agregando al comentario ¿si, verdad? ¡Qué feo día! Y quizás nosotros no pensamos así pero tampoco usamos nuestra consciencia para decir: bueno, “yo no creo que el día esté feo porque es gris” y romper con esta cadena de energía negativa. Señores lectores, no tenemos por qué estar de acuerdo en todo con los demás, es más podemos educarnos y reeducar a los demás con nuestro ejemplo, mostrando un estilo de pensamiento positivo.

Las personas negativas y quejumbrosas cansan y aburren porque están siempre con el mismo rollo de lo mal que va todo y al final terminan solas, “la mala vibra” se junta solo con la mala vibra y lo mismo ocurre con la buena, son semejantes y se atraen. ¿Acaso has visto a alguna persona positiva rodearse de amistades negativas? Todos queremos estar bien y sentirnos cada día mejor. Entonces, si quieres ser la mejor versión de ti mismo, ahora que sabes que la felicidad depende de ti y de la calidad de tus pensamientos. Te propongo un ejercicio.

Cada vez que te observes en un pensamiento negativo, cámbialo por uno positivo. Con la constante repetición, tu cerebro empezará a entender que ésta es la nueva manera de entender la vida. | Fuente: Getty Images

Durante una semana, realiza el compromiso contigo mismo de darte de cuenta en qué momentos estas repitiendo hacia afuera o hacia adentro pensamientos negativos y cada vez que los tengas anótalos, así te darás cuenta de cuan positivo eres y si no lo eres, quizás sea un buen momento para empezar a serlo. Cada vez que te observes a ti mismo en un pensamiento negativo cámbialo por uno positivo, aunque no te lo creas inicialmente, con la constante repetición tu cerebro empezará a entender que ésta es la nueva manera de entender la vida y como estas dejando de alimentar los pensamientos negativos, ¿qué crees que pasa? Se extinguen, mueren por falta alimento, es simple.

Resulta muy útil y altamente rentable tener pensamientos positivos, con un poco de práctica te convertirás en una persona más positiva, más feliz y ¿quién no quiere estar cerca de personas positivas y felices? Lo externo, cosas, situaciones y personas se sentirán atraídas por ti, por tu “buena vibra”, por ser una persona feliz.

Hoy estas a tiempo de mejorar y de ser más feliz y entregar esto a la vida, que como hemos dicho te devuelve todo lo que le das.