Eliminando tabúes: la cirugía íntima llegó a Perú

La demanda de cirugía estética para los genitales femeninos, también conocida como cirugía íntima, está en franco crecimiento en nuestro país.

La cirugía intima es indispensable pues abarca, un conjunto de cirugías estéticas de la región genital femenina, por lo general externa. | Fuente: Getty Images

La cirugía íntima es una de las intervenciones quirúrgicas con más dudas alrededor. Las razones son muchas, el despliegue publicitario mostrando que la actividad sexual forma parte fundamental de la vida de todo individuo, en especial de las mujeres;y, el fácil acceso a páginas con contenido para adultos.

La moda por la depilación en la denominada línea de bikini, trikini, e hilo dental que actualmente ya no solo se utiliza para ir a la playa, sino también para la vida diaria, permitió una mayor exposición de la región íntima femenina, promoviendo el deseo de las damas por lucir unos genitales externos con una apariencia juvenil.

Los estudios demuestran que las mujeres perciben que sus genitales externos tienen un fuerte efecto positivo en su desempeño sexual. El ideal de belleza íntima en las mujeres, busca que los labios mayores sean suavemente turgentes y los labios menores estén encubiertos.

Antiguamente, los ginecólogos desalentaban a las pacientes de operar sus genitales por fines estéticos, pero hace más de una década, esto cambió, ahora muchos de ellos, ejecutan estas cirugías, e incluso apoyan también el rejuvenecimiento vaginal con láser y procedimientos en el punto G.

Las pacientes interesadas en cirugía cosmética genital, como todas las candidatas para cirugía plástica, desean mejorar su apariencia con mínimas cicatrices y con el menor tiempo de recuperación. | Fuente: Getty Images

¿Qué es la cirugía intima?

Es indispensable pues abarca, un conjunto de cirugías estéticas de la región genital femenina, por lo general externa, a fin de proporcionar una mejor apariencia estética o juvenil, por lo cual se denomina también cirugía estética y/o de rejuvenecimiento vaginal.

En cuanto a los tipos de cirugía íntima, es menester conocer que existe una amplia y diversa variedad; siendo las más usuales: la reducción o simetrización de los labios menores; la reducción y o lipo injerto de los labios mayores; la reducción del capuchón del clítoris y entre las menos frecuentes están, el levantamiento e implante capilar de la región púbica o monte de Venus; la reconstrucción del himen y también la reducción vaginal, etc.

Este procedimiento quirúrgico dependerá exclusivamente, de la estructura anatómica a tratar, del problema particular y de las expectativas de la paciente, existen muchas técnicas quirúrgicas y modificaciones. | Fuente: Getty Images

¿En qué casos se indica cirugía íntima?

Las pacientes interesadas en cirugía cosmética genital, como todas las candidatas para cirugía plástica, desean mejorar su apariencia con mínimas cicatrices y con el menor tiempo de recuperación.

Las solicitudes más comunes para estas cirugías son de naturaleza puramente cosmética o estética, la más frecuente es para mejorar la apariencia de los labios menores, sea porque son muy grandes o asimétricos; algunas pacientes se quejan de fricción de los labios con el ejercicio, pinzamiento al caminar o al sentarse, incomodidad con la ropa ceñida, o invaginación con el coito, etc.

En líneas generales todas siguen algunos parámetros comunes, como son la asepsia y antisepsia, que es la desinfección del área quirúrgica, luego la marcación o remarcación intra-operatoria. | Fuente: Getty Images

¿En que consiste la cirugía íntima?

Este procedimiento quirúrgico dependerá exclusivamente, de la estructura anatómica a tratar, del problema particular y de las expectativas de la paciente, existen muchas técnicas quirúrgicas y modificaciones, siempre buscando el mejor resultado con la cicatriz más reducida o menos aparente. En líneas generales todas siguen algunos parámetros comunes, como son la asepsia y antisepsia, que es la desinfección del área quirúrgica, luego la marcación o remarcación intra-operatoria, la resección o corrección del problema estético, la hemostasia prolija o detención del sangrado, luego la sutura apropiada y en algunos casos la colocación de curativos o apósitos.

En el caso de la cirugía de reducción los labios menores, se puede recortar el borde o mediante la resección en cuña y sus variantes, cada técnica tiene ventajas y desventajas. En cuanto a los labios mayores, estos se pueden reducir o aumentar, mediante resecciones o injertos de grasa respectivamente.

En el caso de una prominencia exagerada del capuchón del clítoris, también se indica la resección semilunar o en “V”  invertida. En cuanto al monte de Venus, puede requerir, aumento, reducción, levantamiento o implante capilar, y consta de injerto de grasa, lipo aspiración, pexia o elevación e injerto capilar respectivamente.

En el caso del hímen se busca reconstruir la integridad de la membrana, a partir de las estructuras remanentes o carúnculas himeneales.

En cuanto al tratamiento quirúrgico de la vagina propiamente dicha, se busca reducir la amplitud del tercio externo, mediante una resección sub mucosa, es decir reducir el calibre externo de la vagina retirando parcialmente el tejido “mucosa” que la tapiza, se puede asociar la aplicación de células madre o fracción vascular estromal, obtenidas por lipo aspiración, plasma rico en plaquetas PRP, obtenidas de una pequeña muestra de sangre, aplicación de ácido hialurónico en el punto “G”, etc.

Esta es una cirugía ambulatoria, no requiere internación, pero si un reposo relativo a fin de evitar esfuerzos, generalmente durante 2 o 3 días y están indicados analgésicos. | Fuente: Getty Images

¿Qué tipo de anestesia se utiliza en esta cirugía? 

La gran mayoría de estas cirugías estéticas de los genitales externos femeninos, se realizan con anestesia local, algunas veces asociada a una sedación leve o superficial.

¿Es dolorosa esta operación? 

No es, ni tiene que ser dolorosa, desde que se realice una adecuada anestesia, inicialmente tópica, luego inyectable al comienzo y al final de la cirugía.

¿En qué consiste el pos operatorio y cuánto dura la recuperación?

Esta es una cirugía ambulatoria, no requiere internación, pero si un reposo relativo a fin de evitar esfuerzos, generalmente durante 2 o 3 días y están indicados analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos por 5 a 7 días, en relación a la extensión y complejidad de la cirugía, después se reinician gradualmente las actividades rutinarias, hasta reanudar los ejercicios y actividad sexual aproximadamente entre 4 a 6 semanas.

¿Cuáles son los riesgos o complicaciones con esta cirugía?

Los riesgos varían dependiendo del tipo específico de la cirugía practicada, los factores de riesgo y del posoperatorio. Por lo general son complicaciones menores, es decir no graves y son poco frecuentes, las más comunes en la cirugía de labios menores son dehiscencia o apertura de la herida operatoria, resultados estéticos insatisfactorios, cicatrices visibles, etc., en la cirugía de labios mayores puede haber hematomas, infección, etc., y raramente puede haber dolor como consecuencia de la reducción del capuchón del clítoris.

El cirujano debe realizar una historia clínica y evaluación médica adecuados, para determinar los objetivos de la cirugía y las posibilidades reales de alcanzarlos. | Fuente: Getty Images

¿Cuáles son los beneficios de esta cirugía?

El objetivo principal es mejorar la estética de los genitales femeninos, tratar de recuperar la apariencia juvenil, es decir una región vulvar con un contorno suave y uniforme, estéticamente agradable, que puede lograr que la paciente se sienta más segura y satisfecha de su estética genital, mejorando su autoestima.

¿Cuáles son las recomendaciones para tener buenos resultados con esta cirugía?

El cirujano debe realizar una historia clínica y evaluación médica adecuados, para determinar los objetivos de la cirugía y las posibilidades reales de alcanzarlos.  Determinar si la paciente que se somete a esta cirugía, lo hace por razones puramente estéticas, o por razones funcionales, para mejorar su satisfacción sexual, por ello es importante averiguar la calidad y cantidad de su actividad sexual.

Se debe tener claro que esta cirugía estética no está dirigida directamente a mejorar la vida sexual de la paciente, aunque podría conseguirse este efecto como como consecuencia de una mayor satisfacción de la apariencia estética de sus genitales, alcanzando más confianza y un incremento en su autoestima.

Como siempre lo principal, para obtener mayores posibilidades de éxito con una cirugía, es seleccionar un buen cirujano plástico, con amplia experiencia en este tipo de cirugías, que tenga una adecuada formación quirúrgica, especialización, experiencia hospitalaria y docente, así como una permanente participación en actividades académicas nacionales e internacionales, para que pueda ejecutar el tratamiento más apropiado y  alcanzar los mejores resultados para la satisfacción de sus pacientes.