Esfuerzo, constancia y organización: factores clave para evaluar el éxito escolar

Las notas no son lo más importante para determinar si un escolar ha fracasado

Los escolares y los padres se estresan demasiado debido a las calificaciones. | Fuente: Getty Images

Estamos en la última etapa el año escolar. Los niños y los padres están pendientes de los resultados, y muchos de ellos están estresados por lo que el fin de año pueda traer, ya sean desaprobados o repitencias.

Sin embargo, ¿el balance del año escolar gira solo en torno a las notas y a la aprobación o la repetición del año? ¿Este es el único tema a considerar? ¿La nota aprobatoria es la única medida de logro?

¿Qué mensaje se les esta dando a los chicos?

Es importante tener mucha claridad en las metas y en las variables a evaluar para hablar de un buen año escolar y de logros. Se hace fundamental en este momento enfocarse en las metas y en los pasos que son necesarios realizar para llegar a los mismos.

Al darle tanta importancia a las notas, hacemos que los escolares solo "estudien para pasar". | Fuente: Getty Images

Las notas son una de las metas importantes que hablan de logros en la adquisición de conocimientos y habilidades de tipo cognitivo. Además de las notas, hay otros aspectos de orden cualitativo en relación al crecimiento y madurez personal. Dentro de esta área encontramos el esfuerzo frente a los estudios, la autonomía, la  responsabilidad, el interés por las materias y los conocimientos adquiridos, el trabajo en equipo, la organización personal, la planificación y constancia, la proactividad frente a los retos, la resolución de situaciones complicadas, entre otros.

Todos estos aspectos, si bien pueden estar implícitos en la nota de alguna manera, son temas diferentes que deben desarrollarse y que muchas veces no se trabajan debidamente en casa. Olvidamos que conversar con los hijos sobre estos puntos y desarrollarlos son también parte trascendental del proceso de formación personal durante el año escolar.

La madurez, la autonomía y la responsabilidad no están reflejadas necesariamente en una nota. | Fuente: Getty Images

Muchas veces se pierde la línea y se mira solo la nota, y lo que es peor aún, eso es lo que se trasmite a los hijos, quienes llegan a un punto de “estudiar para pasar” o “calcular qué nota se necesita para pasar” como una única variable importante de su formación.

Por lo tanto, la única variable de éxito o logro del año escolar no debe ser la nota.

Hacer con los hijos un análisis integral considerando las variables antes mencionadas permitirá a los padres e hijos hablar de éxito y crecimiento integral. Esto permitirá incorporar en la persona las variables antes mencionadas, y posibilitará  trasladar los aspectos cualitativos a otros aprendizajes y retos en la vida. No se cerrará el año con una nota aprobatoria solamente, sino con variables que determinan crecimiento personal.

Muchas veces perdemos la perspectiva y exigimos a los hijos solo traer buenas notas. | Fuente: Getty Images

Por todo lo anterior es importante destacar que la educación no se limita a transmitir conocimientos, sino a formar a las personas, en valores, actitudes positivas, en madurez.