Factores del entorno social que dañan tu relación de pareja

Cualquier pequeño conflicto se puede volver un detonante para liberar frustraciones de pareja.

El tema económico es uno de los factores que más golpea a las relaciones de pareja. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Es muy complicado poder vivir totalmente aislados de nuestro entorno social, pues somos parte de él y además influye mucho en nuestras emociones.

Es así que el entorno y sus circunstancias pueden llevar a desgastar nuestra relación de pareja. Situaciones como el estrés laboral, los problemas sociales y la política, el dedicar demasiadas horas al trabajo o a actividades individuales, el no alcanzar las expectativas laborales, las presiones económicas, entre muchos otros, impactan negativamente en la relación de pareja. Entonces, es usual ver que cualquier pequeño conflicto se convierte en un detonante para liberar nuestras frustraciones.

Pero, ante ello, podemos poner en práctica distintas actividades con la finalidad de impactar positivamente en la pareja y sentirnos mejor en nuestro día a día. Así, por ejemplo, se pueden reducir algunas actividades que generen estrés diario, buscar momentos de intimidad junto a la pareja como ver televisión, pasear o comer juntos; además, aumentar las horas de sueño, promover el ocio saludable y ponernos límites para horas de trabajo. Estas actividades harán que seamos más tolerantes, nos sintamos menos irritables y no reaccionemos de manera desproporcionada ante cualquier tipo de conflicto.

Los problemas sexuales influyen negativamente en la pareja. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Las formas que tenemos de comunicarnos con nuestra pareja son muy variadas y muchas veces depende de factores externos que nos generan malhumor. En nuestra sociedad es usual que los hombres tiendan a reprimir sus emociones, lo cual hace que no sepamos cómo manifestar lo que sentimos y muchas veces terminamos expresándonos a través de la cólera o la violencia, todo producto de las crianzas machistas.

Nuestras tristezas, impotencias, frustraciones, etc. las hemos mal asociado a ser vistos como “menos masculinos” o “pocos fuertes a nivel emocional”. Ello muchas veces es juzgado por la pareja, quien no desea tener a un hombre sensible como compañero. Por eso, es fundamental que ambas partes se comuniquen constantemente sobre cómo se sienten en distintos espacios donde se relacionan a diario y puedan hablar de aquello que les perturba del entorno social (barrio, trabajo, la política, temas económicos y sociales, etc.).

Las parejas deben aprender a escucharse, a “leer” sus emociones y respetar lo que pueda sentir sin necesidad de ser juzgados.

Es fundamental que ambas partes se comuniquen constantemente sobre cómo se sienten en distintos espacios donde se relacionan a diario y puedan hablar de aquello que les perturba del entorno social. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Finalmente, es importante que las parejas conversen sobre cómo se sienten porque ello es una forma de sentirse contenidos y liberados. Por el contrario, reprimir las emociones tendrán un efecto de volcán, que en algún momento echará toda su carga de lava y las secuelas pueden ser muy dañinas.

Aspectos externos que impactan en la relación de forma negativa:

•    El estrés que se relaciona al trabajo o a los estudios.
•    El estrés que se relaciona al tráfico diario.
•    Problemas económicos y laborales
•    Problemas de estima personal, problemas sexuales, pasados traumáticos.
•    El involucramiento de familiares u otras personas en la relación de pareja.
•    Problemas de salud como: depresión, hipertensión, diabetes, falta de sueño.
•    Diferencias en ideologías políticas y religiosas.
•    Conflictos sociales que movilicen emocionalmente a la persona.
•    Mal manejo de la presión de grupo y amigos.