Identificar si su hijo atraviesa un problema lo salva de los peligros

Para muchos niños y niñas es difícil expresar emociones como el miedo, lo cual dificulta la ayuda de los padres.

Si su pequeño(a) manifiesta uno o varios de estos indicadores, podría estar sufriendo algún problema, como acoso o maltrato. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: diego_cervo

Los actos violentos que se desatan en nuestras ciudades causan miedo e inseguridad en todas las personas, sean grandes o pequeñas. Los adultos podemos afrontar el problema o reducir el peligro porque lo percibimos y realizamos ciertas acciones, pero ¿cómo saber si nuestro hijo(a) atraviesa un problema o se encuentra en peligro?

Para muchos niños y niñas es difícil expresar emociones como el miedo, lo cual dificulta la ayuda de los padres. Los adultos no podemos esperar a que se nos acerquen y nos digan cuál es su problema o preocupación, nosotros tenemos que abordar esta situación desde los primeros signos:

  • No quiere ir a un lugar (escuela, casa de un familiar o amigo), averigue sobre la dinámica de este lugar (que hacen, que tipo de personas asisten, entre otros)
  • No quiere visitar o quedarse con una persona, busque otra persona o lleve a su niño o niña con usted.
  • Cambia de ánimo cuando llega a un lugar como la escuela, casa de un amigo u otro espacio; pregúntele si prefiere ir a otro lugar.
  • Manifiesta conductas regresivas (es decir, que ya las había superado en su proceso de desarrollo), como orinarse en la cama, babear sobre la ropa, chuparse el dedo.
  • Pierde espontaniedad de un momento a otro, es decir, lo ve contento pero de pronto se queda callado y pensativo.
  • Tiene pesadillas o se agita durante el sueño.

Si su pequeño(a) manifiesta uno o varios de estos indicadores, podría estar sufriendo algún problema, como acoso o maltrato. Para ello, le brindamos las siguientes recomendaciones:

  • Bajo ningun motivo obligue al pequeño(a) a quedarse en un lugar o con una persona que no quiere, o que, al exponerlo, manifieste los indicadores antes dados.
  • Juegue y converse con ellos sobre lo que le pasa, brinde palabras que le recuerden confianza en usted, y pregúntele qué le sucede.

De no poder entablar una conversación con el niño o niña, le recomendamos buscar ayuda de un profesional en psicología infantil, para que comprenda qué está pasando y así tomar las medidas necesarias para salvarguardar la integridad y la salud mental de ellos.