Inteligencia emocional: la habilidad necesaria para manejar situaciones

Si alguna vez oyó sobre este concepto y no le quedó claro o necesita que se lo recuerden, preste atención.

En la escuela aún no existe una asignatura en donde los niños aprendan habilidades sociales y autocontrol emocional, salvo honrosas excepciones de centros educativos alternativos. | Fuente: Getty Image
  • La IE es la habilidad de manejar con calma situaciones en las que podría reaccionar con rabia, cólera, miedo o tristeza.

  • La IE nos sirve para ser más eficientes y tener mejores resultados en todo ambiente donde nos relacionemos con otras personas.

Definición simple: “Es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos y la habilidad para manejarlos”. Esto quiere decir que uno es inteligente emocionalmente si ante una situación que se podría “reaccionar” con rabia, cólera, miedo o tristeza, es capaz de “manejar” esta situación con calma, sin ofender ni herir a los demás.

Si ante una situación incómoda y estresante, en vez de soltar mi rabia o ponerme ansioso, me desapego de la situación, me pongo en el lugar de la otra persona y trato de ver las cosas como ella, entonces tengo más probabilidades de resolver con acierto aquello que me está estresando.

La inteligencia emocional, al ser una habilidad, implica ser constante en la práctica. No sirve el hacer las cosas bien una vez o dos veces al año,  hay que hacer las cosas bien muchas veces y algunas no tan bien para aprender y corregir. Se trata de un constante aprendizaje que nos sirve para hacer las cosas mejor que antes. Implica una toma de consciencia del error cometido y la clara intención de querer cambiar las cosas, de lo contrario se continúa en la errónea idea de que lo que se hace está bien, pese a no estar cómodo con el resultado, que muchas veces incluye herir a terceros.

Para que los niños aprendan habilidades de IE se debe trabajar desde la primera infancia. | Fuente: Getty Images

Actualmente, el sacar buenas notas en el colegio no es suficiente ni lo más importante para enfrentar las situaciones más complejas de la vida. Está demostrado que quien resuelve las situaciones de crisis y problemas, es el líder de su vida y además tiene mayor probabilidad de ocupar los más altos puestos de trabajo. Es quien se gana el respeto de los demás y quien es más feliz.

Lo que pasa con la IE (Inteligencia Emocional) es que aún no se enseña en la escuela pública ni privada. No existe una asignatura donde los niños aprendan habilidades sociales y autocontrol emocional, salvo honrosas excepciones de escuelas alternativas que afortunadamente ya existen en Perú y quienes si realizan actividades enfocadas al desarrollo de éstas habilidades. Para que los niños aprendan habilidades de IE se debe trabajar desde la primera infancia y hace falta un trabajo articulado entre padres de familia, escuela, gobierno y sociedad con un objetivo común en beneficio de todos. 

Es importante que toda persona, niño o adulto, sepa manejar su frustración cuando algo no le sale bien. | Fuente: Getty Images

Actualmente algunas instituciones universitarias tienen dentro de su estructura curricular la enseñanza de habilidades de liderazgo, por otro lado también existen espacios donde a través de talleres de educación emocional y la psicoterapia se propone el desarrollo de esta y otras habilidades para la vida.
Si como padre, desde casa, observa en su niño ciertas actitudes negativas de agresión hacia él mismo o hacia los otros, debe hacer algo para cambiarlo y no dejar pasar el tiempo creyendo que es parte de la edad y que ya pasará. Esto a la larga crea niños resentidos con la vida y que tendrán poco éxito al adaptarse a los ambientes laborales y sociales. Pues así es, es más importante que un niño sepa manejar su frustración cuando algo no le sale bien, a que se ponga a llorar inconsolablemente o agredir física o verbalmente a otro niño para descargar su enfado. Hago referencia a un niño, pero este ejemplo es perfectamente acreditable a adultos. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Un ejercicio simple y comúnmente extendido al que pocos le hacemos caso es el típico: ¡Piensa antes de hablar! Dicho por muchas madres, incluyendo la mía. Esta sabia frase resume lo que se debe hacer ante un problema. Una forma de pensar antes de hablar, es contar hasta 10 antes de dar una respuesta. Mientras cuentas estás respirando y así oxigenas el cerebro, en consecuencia podrás pensar con mayor claridad para dar una respuesta.

La IE nos sirve para ser más eficientes y tener mejores resultados en todo ambiente donde nos relacionemos con otras personas: en el trabajo, con la familia, con los amigos. Nos brinda satisfacción y éxito en éstas áreas y mejora nuestra calidad de vida ¡Qué maravilla!, ¿Verdad?.