La actividad física y la dieta saludable evitan la osteoartritis

La osteoartritis produce limitación funcional, caídas, discapacidad y disminuye la calidad de vida por el dolor.

Entre las causas principales de la osteoartritis se encuentran la obesidad, la herencia, los defectos congénitos de las articulaciones y algunas lesiones. | Fuente: Getty Images

La osteoartritis es una de las enfermedades más antiguas y comunes. Se presenta cuando el cartílago de las articulaciones se desgasta y también se le conoce como una enfermedad articular degenerativa o artrosis.

Cabe destacar que la osteoartritis no es la misma enfermedad que la osteoporosis, conocida por la pérdida de masa ósea, ni que la artritis reumatoide, una enfermedad autoinmune, en donde el cuerpo ataca la propia articulación.

La frecuencia de osteoartritis aumenta con la edad, y es más común en personas mayores de 65 años. Hasta los 50 años, esta enfermedad es más común en hombres y después de esta edad, es más común en mujeres.


Causas

- Obesidad. Genera mayor impacto y desgaste en las articulaciones que soportan el peso corporal.

- Herencia. Defectos congénitos de las articulaciones. El cartílago defectuoso se daña con mayor rapidez.

- Debilidad muscular. Disminuye el soporte articular.

- Lesión. Daño recurrente en la misma articulación o uso excesivo.

Se puede prevenir controlando el peso, manteniéndose físicamente activo y evitando lesiones continuas en las articulaciones.

El dolor articular que se intensifica después de la actividad física excesiva es uno de los síntomas más recurrentes de osteoartritis. | Fuente: Getty Images

Síntomas

- Dolor articular que se intensifica después de la actividad física excesiva o después de períodos de inactividad prolongada por ejemplo al despertarse o pararse de una silla.

- Sensación de leve rigidez en articulaciones dolorosas.

- Inestabilidad al caminar por el dolor, dependiendo de las articulaciones afectadas.

Articulaciones comprometidas. Puede presentarse en el cuello, columna lumbar, articulación temporo-mandibular, cadera, mano, rodilla y tobillo.

En las rodillas, puede haber dolor al movimiento, sensación áspera o de agarre en la rodilla al moverla.

En las manos, puede haber dolor y aumento de volumen, formación de brotes óseos en las articulaciones de los dedos de la mano y deformidad de las mismas.

En la columna vertebral puede presentarse rigidez y dolor, especialmente en el cuello y la zona lumbar. Puede comprimir los nervios que salen entre vertebra y vertebra, ocasionando trastornos de la sensibilidad, dolor en extremidades y contracturas musculares reflejas.

Para el diagnóstico es indispensable la evaluación clínica y el examen físico. Mediante una radiografía se pueden observar los signos indirectos de osteoartritis, como la disminución del espacio intrarticular, los huesos rozan y pueden erosionar.

El dolor en las articulaciones de las manos puede generar la formación de brotes óseos en las articulaciones de los dedos de la mano y deformidad de las mismas. | Fuente: Getty Images

Tratamiento

- Terapia física y ejercicio. Pudiera parecer contradictorio, especialmente cuando duelen las articulaciones, pero moverse es verdaderamente la mejor medicina para el dolor.

Si no se mueve y no se ejercita la articulación afectada, los músculos que la rodean se debilitarán y esto podría causar un mayor dolor en la articulación.

Es importante combinar ejercicios de estiramiento y flexibilidad para prevenir la rigidez de las articulaciones y hacer que sea más fácil comenzar a moverse, como el yoga o thai- chi, ejercicios de fortalecimiento muscular para aumentar la fuerza, el tono muscular y darle más soporte a la articulación, combinado con ejercicios aeróbicos acuáticos y caminatas. Los ejercicios reducen el dolor y el riesgo a caerse. Son pilar fundamental del tratamiento.

Es importante combinar ejercicios de estiramiento y flexibilidad para prevenir la rigidez de las articulaciones y hacer que sea más fácil comenzar a moverse. | Fuente: Getty Images

- Nutrición y control del peso. Ingerir menos calorías y aumentar la actividad física para reducir de peso si es que hay exceso.

Aumentar el consumo de cúrcuma (en polvo o en capsulas), pescado, vitamina C, frutos secos y sobre todo hidratarse. Recordar que las articulaciones tienen líquido sinovial, que lubrica y amortigua las articulaciones, si la persona se deshidrata aumentan los dolores articulares, en especial las que ya tienen el cartílago desgastado.

En caso se requiera puede ser necesario el uso de dispositivos de asistencia, como bastones o andador para mejorar la funcionalidad del paciente.

Para evitar la osteoartritis se debe aumentar el consumo de pescado, vitamina C, frutos secos; y, sobre todo hidratarse. | Fuente: Getty Images

- Tratamiento farmacológico

* Analgésicos no narcóticos, como aspirina, paracetamol, entre otros según cada caso; y, narcóticos como tramadol o codeína. Eso sí, recuerde no automedicarse.

* Analgésicos tópicos en crema, gel o spray para reducir el dolor.

* Se pueden inyectar corticoides intrarticulares en ciertos casos.

* Glucosamina y sulfato de condroitina es una alternativa, en ciertos casos alivia las molestias. Si se puede consumir como complemento.

* Inyección de ácido hialurónico (que se encuentra en forma natural en el líquido de las articulaciones y que ayuda a lubricar y amortiguar la misma).

El tratamiento farmacológico de la osteoartritis considera analgésicos no narcóticos, como aspirina y paracetamol. Recuerde no automedicarse. | Fuente: Getty images