La anorgasmia, una falla sexual más común en mujeres

Se cree que una de cada diez mujeres no ha tenido un orgasmo en su vida, y más del 90 % de los casos está asociado a problemas psicológicos.

La mujer tiene la responsabilidad de saber cómo conseguir su propio placer. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Como su nombre lo dice, es la ausencia del orgasmo sexual, y es un problema que se presenta con más frecuencia en las mujeres que en los hombres.
La anorgasmia la padecen más las mujeres, porque el orgasmo del hombre está muy relacionado a la eyaculación, y aunque se pueden lograr orgasmos sin eyacular, a nuestra sociedad tan “coitocentrista” se le hace complicado el vivir esta experiencia.

Se cree que una de cada diez mujeres no ha tenido un orgasmo en su vida, y más del 90 % de los casos está asociado a problemas psicológicos, experiencias traumáticas vinculadas al ámbito sexual, por una inadecuada educación sexual (donde resaltan creencias religiosas rígidas). El otro 10 % de casos tiene su origen en factores biológicos como: diabetes, cáncer del cuello uterino y pelvis o problemas hormonales.

Las causas psicológicas que no permiten llegar a un orgasmo son muy diversas, fluctúan desde ideas y actitudes que se tienen hacia el sexo, hasta problemas de ansiedad en la relación de pareja. Se han visto casos donde hay déficit de concentración, experiencias vividas con parejas egoístas que solamente priorizaban su propio placer. Hay que tener en cuenta que los problemas psicológicos influyen ampliamente, tanto así, que algunas mujeres no logran alcanzar un orgasmo de ninguna forma ni autoestimulándose (masturbación). También aparece la anorgasmia hacia algún tipo de pareja específica, etc.

Cuando las causas son netamente psicológicas, el problema puede llegar a solucionarse en periodos de 3 a 12 meses de terapia psicológica. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Cuando las causas son netamente psicológicas, el problema puede llegar a solucionarse en periodos de 3 a 12 meses de terapia psicológica guiados por sexólogos especialistas; donde el trabajo darse en el cambio de ideas y prejuicios sobre la sexualidad, así como ejercicios de focalización y concentración que se hacen en solitario o también en pareja.

Las mujeres deben de saber que solamente con la penetración vaginal es complicado llegar a un orgasmo y por ello es necesario hacer una serie de juegos previos al coito, donde se disfrute del momento íntimo, de los besos y las caricias, así como de todos los estímulos que nuestros cinco sentidos puedan captar. Este preámbulo debe durar no menos de 20 minutos, donde los niveles de excitación de ambos irán aumentando y harán que se relajen, disfruten y gocen del placer que vienen sintiendo.

Recuerda que muchas mujeres se quejan de que sus parejas no saben estimularlas bien, pero es la mujer quien tiene la responsabilidad de saber cómo conseguir su propio placer. Deja de ser pasiva en tu vida sexual y toma las riendas de tu propio cuerpo y placer.

Pautas para alcanzar un orgasmo

• Exploración genital: es imposible que una persona pida que su pareja le haga llegar a un orgasmo sin que esa misma persona conozca su propio cuerpo, sus órganos sexuales, sus zonas erógenas. Tener en cuenta que el placer sexual no solamente se focaliza en los genitales, sino en todo el cuerpo y, por ello, la persona deberá explorar en privado su cuerpo, sintiendo lo que ello le genera; luego explorar los genitales, que en el caso de las mujeres es muy complicado ya que no son igual de visibles que en los hombres. Pueden usar un espejo para reconocer cada parte de la vulva. Este hecho es fundamental porque así la mujer sabrá si presenta alguna anomalía a futuro, como lunares, cambios de coloración, irritaciones, etc.

Las causas psicológicas que no permiten llegar a un orgasmo son muy diversas, fluctúan desde ideas y actitudes que se tienen hacia el sexo. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

• Estimular la mente: el cerebro es el órgano del cuerpo que mayor placer da, por ello debemos saber cómo impactan las fantasías. Es común que antes de empezar a explorar tu cuerpo sientas que debes apoyarte en imágenes mentales (fantasías o recuerdos). El lograr excitación con estos estímulos puede tomar algún tiempo, así que lo recomendable es recordar aquellos momentos placenteros que alguna vez tuviste y comenzar a revivir esas sensaciones, dejándote llevar por la mente. Recuerda que las fantasías no hacen daño. También puedes buscar estímulos auditivos (alguna música sensual) o visuales (fotografías y videos). Las lecturas eróticas también son muy recomendables.

• Combinar tu excitación con la fricción de los genitales. Cuando sientas que comienzas a excitarte producto de estimular tu mente, intenta comenzar a tocar tus genitales y además otras zonas erógenas de tu cuerpo como los pechos, el cuello, piernas y labios. Tener siempre presente que no hay una sola forma de sentir placer, ya que algunas mujeres se excitan estimulando directamente el clítoris mientras a otras ello les genera algún tipo de ardor. La idea es ir lentamente, según se vaya sintiendo mejor.

• No tener prisa. El gran error es estar pendiente del momento en el cual se llegará al orgasmo, pensar si se está lubricando o no y cuánto. Durante el sexo no se puede pensar, está prohibido, en el sexo se tiene que sentir y dejarse llevar por las sensaciones. No es una carrera de velocidad, por eso debes disfrutar de esa fantasía sexual mientras te tocas hasta llegar al máximo nivel de excitación y placer; sentirás que llegas al punto más alto y ahí comenzaras a caer plácidamente en una sensación de relajo pleno y de alivio por toda la tensión que has liberado.