La etiqueta fitness del gimnasio

Cuando vamos a entrenar al club o un gimnasio a veces tenemos actitudes equivocadas. Es tiempo de resarcir tus errores.

La etiqueta fitness no solo implica ser educados con los demás sino también estar preparados. Conocer ciertas reglas de cordialidad y respeto. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

¿Cuántas calorías quemamos por hacer un guiño o hacer gestos a los demás? Cuando vas al gimnasio te das cuenta que los espacios y equipos son casi los mismos. Los que cambiamos somos nosotros, y no precisamente para bien.

Ahora más que nunca la gente está enfocada en lo que sucede en su entorno, mandar mensajes de texto mientras está sentada en una máquina sin ocuparla, hacer sentadillas en el área de mancuernas y dejar las pesas tiradas. “Nada importa, solo mi entrenamiento”.

Esa es una pésima actitud que tenemos algunos cuando vamos a entrenar al club o un gimnasio sin importarnos que es un área común, y los comportamientos irrespetuosos ventilan mal ambiente entre los que nos rodean.

La etiqueta no solo implica ser educados con los demás sino también estar preparados. Conocer ciertas reglas de cordialidad y respeto te harán lucir menos torpe si estás haciendo tu última repetición con dificultad, incluso las sesiones de rutina podrían ser más productivas.

En esta nota te daré algunas reglas, donde tendrás la oportunidad para reivindicarte y resarcir tus errores.

Reglas del salón de pesas

¡Apréndetelo como si fueran a tomarte un examen después de leerlo!

1. Limpia el equipo que has usado. Nada te cuesta terminar tu última repetición y pasar una toallita húmeda o paño de limpieza, además siempre apóyate en la máquina sobre tu toalla personal para secarte la transpiración. Te comento que investigaciones han demostrado que limpiar el sudor elimina los gérmenes de manera significativa. ¿No te daría asco posarte sobre el sudor de alguien más?

2.- Guarda tu maletín en un casillero. Sí, ya sé…vas al toque a entrenar y te vas. Prefieres ganar tiempo que entrar a los vestidores, pero jamás dejes tu maleta en medio de la sala, además de que estorba es peligroso. No te arriesgues a que otros se tropiecen con tus pertenencias.

3.- Regresa todo a su lugar. Sí, las mancuernas y barras son pesadas, pero eso no significa que tengas que dejarlas donde quiera que desees, de hecho es tu deber devolverlas a su estante.

Limpiar el sudor que dejas en los equipos elimina los gérmenes de manera significativa y es un acto de limpieza. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

4. La tecnología es buena, pero ¡para la mano! Creo que he llegado a un punto que todos critican, pero que casi todos hacen. El celular es una de las distracciones más grandes que hay en el gimnasio, sobre todo entre la gente joven. Al menos a una de cada cinco personas puedes encontrarlas checando su celular entre descansos e incluso mientras entrenan. En serio, he visto gente que está en extensión de pierna, haciendo el movimiento, mientras checa la pantalla de su teléfono. Otros están revisando su Facebook o WhatsApp ocupando una máquina sin usarla. ¡El colmo!

Por favor, publica tus fotos y selfies antes o después de tu entrenamiento, no mientras te ejercitas. De lo contrario puedes afectar tu concentración y es incómodo para quien sí se toma en serio su rutina, es como un insulto a su esfuerzo.

Al conversar con amigos a veces suelen brotar carcajadas y chistes que te harán ahogarte de risa; cuando eso pasa liberas endorfinas que relajan el músculo, lo cual no es muy recomendado si estás trabajando con pesas. ¿Te imaginas haciendo una rutina piramidal sin fuerza?

5. Pide ayuda oportunamente. No tengas miedo en preguntar al entrenador algo que no sabes. ¿Desconoces qué son poleas o TRX? ¿No entiendes de laterales y movimientos isométricos? ¡Pide ayuda! Pero sé oportuna, porque interrumpir a un trainer mientras está dando indicaciones a otra persona es de muy mala educación. Si eres prudente te ahorrarás malas miradas en el gym.

6. Cuida tu espacio y respeta el de los demás. Si encuentras una caminadora disponible junto a la de otra persona cuando, (literal), hay otras cinco disponibles, ¡ponte a su costadito! No, en serio, no lo hagas. Deja al menos una o dos máquinas entre tú y la otra persona. Y ni se te ocurra usar la faja para hacer malabares, como bailar, correr de espaldas o pararte de cabeza. Hemos visto varios videos de caídas en estos aparatos. Ten en cuenta que además de exponerte al peligro, ¿nadie quiere hacer el ridículo o sí?
 
En las clases grupales

Tanto la gente nueva como la experta, incluso los instructores, a veces cometen errores que aunque pueden parecer indefensos, son demasiado incómodos y se ven muy mal. Por eso toma nota:

1. Respeta tu área de ubicación. La mayoría de los gimnasios cuenta con numeración en su sala grupal. En caso no sea así, asegúrate de separar tu espacio colocando una botella o toalla en el lugar, hazlo 10 minutos antes para evitar incomodar a la otra persona que también quiere participar de la clase.

El celular es una de las distracciones más grandes que hay en el gimnasio. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

2. Gente nueva vs. Experta. Los novatos deben evitar colocarse en primera fila, lo mejor es ponerse en la segunda o la tercera, para así seguir mejor las indicaciones y no confundir a los demás. Todo tiene un proceso, todos fuimos nuevos alguna vez.  Pero tranquilo, con paciencia y esfuerzo también podrás ser un experto.

3. O sales o entras. Una vez entrado a la clase, no se ve bonito que salgas y entres a cada momento (a menos que sea una verdadera emergencia).  Es bastante incómodo tanto para el socio como para el instructor, y peor aún si interrumpes tu clase para tomarte un selfie o contestar el celular.

4. Ten cuidado con la ropa que usas. Cuando la gente no tiene conciencia de su atuendo, se agacha y puedo verlo todo. Los demás también lo ven, así que pruébate la ropa antes de salir de casa.

En los vestidores

He aquí una biblia donde estos cinco mandamientos deben ser cumplidos si no quieres ser excluido de las instalaciones:

1. No te apoderarás de la ducha por más de 20 minutos. No te va a gustar que saliendo de la ducha te encuentres con 10 personas haciendo fila, y cada uno lanzándote una mirada fulminante por tardarte tanto tiempo. Ten en cuenta que hay gente que puede llegar tarde a su reunión de trabajo, alguien dejó la cocina prendida en casa u otro tiene un avión esperándolo en el aeropuerto.
¡Por supuesto que no! Aplica tu afeitada de barba, tratamiento para el cabello o  mascarilla de miel de abeja en tu casa.

2. No levantarás la voz. Nadie tiene por qué enterarse que tu gata está en celo o que tu ex te está acosando. Habla en voz baja y si estás conversando con alguien a tu costado también. Por favor, estás usando un celular, no una rocola. Si quieres escuchar música, usa los audífonos. No a todos les gusta lo mismo que a ti.

Los novatos deben evitar colocarse en primera fila, lo mejor es ponerse en la segunda o la tercera. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

3. No dejarás desperdicios por todas partes. En la membresía del gimnasio no incluye el servicio de mucama. Si terminaste de peinarte o de afeitarte, recoge tus cabellos, mas aún si caen sobre el lavadero. Recoge tus toallas, papeles, botellas de agua vacías y no te apoderes de toda la banca como si fueras el dueño del lugar.

4. Cubrirás tus vergüenzas. No es nada bonito ver pasear a alguien desnudo por todo el vestidor, así tengas un cuerpo de campeonato. El secarte el cabello y maquillarte va a quedar igual si lo haces con la ropa puesta.

5. Usarás sandalias. Protégete de los hongos en los pies, además ten en cuenta que los pisos húmedos pueden ser un nido para los gérmenes, microbios, orina y heces. Si quieras ponerte los zapatos, párate sobre una toalla limpia en el piso. (Y recógela cuando acabes).

He intentado escoger las reglas más comunes que suceden en los gimnasios y para evitar actos muy molestosos. Tratemos de convivir amablemente, practicando normas de educación y respeto, para compartir un momento agradable lleno de endorfinas, buen humor, bienestar y relajo, que significa hacer deporte.  

No dejes que el ambiente y el espacio te estrese con detalles tan insignificantes que fácilmente podrían malograr todo tu día y el de los demás.

¡Nos vemos en el gym!

Si hay máquinas libres, deja al menos una o dos espacios entre tú y la otra persona. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images