La eyaculación precoz, más común en hombres heterosexuales

Es una de las patologías sexuales más comunes, con un impacto emocional en el varón y en la pareja.

La eyaculación crea gran malestar emocional en la persona y la pareja. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Junto a la disfunción eréctil y la falta de deseo sexual, es una de las patologías más frecuentes a nivel sexual que padecen los hombres. No hay una edad determinada en la cual se comience a dar con mayor frecuencia, puesto que he visto casos de hombres de 18 años que reportaban tenerla desde hacía unos años, hasta hombres bordeando los 80 años que comenzaban a tenerla o siempre la tuvieron pero nunca quisieron aceptarlo.

¿Qué es eyaculación precoz?

La eyaculación es la expulsión del semen por el pene del hombre. Este hecho no siempre suele ser placentero, sobre todo cuando la persona siente que no tiene el control del mismo, en ese caso hablamos de eyaculación precoz. Según diversas investigaciones 8 de cada 10 hombres eyaculan al minuto o dos luego de haber penetrado dentro de la cavidad vaginal. Es decir, no tiene un control voluntario del momento de su eyaculación y la situación se repite durante un mínimo de seis meses.

La eyaculación precoz se presenta de manera involuntaria, el hombre es incapaz de controlar su eyaculación cuando él lo desea y crea gran malestar emocional en la persona y la pareja.

Tipos

Primaria: el hombre la padece desde que inició su vida sexual activa y dependiendo del tiempo puede irse agravando.
Secundaria: cuando se tenía relaciones sexuales sin ningún problema (con buen control eyaculatorio y satisfacción plena) y luego por algún motivo físico o psicológico perdió el control; en ocasiones puede hasta desconocer la causa.
Situacional: sucede solamente con determinadas personas, en algunos lugares o situaciones o en poses específicas, etc. 

El pensamiento obsesivo por “no eyacular rápido” hace que el hombre no sea consciente de sus sensaciones. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Grados

Grave: hay un descontrol absoluto de la eyaculación al punto que lo hace antes de la penetración e incluso con estimulación mínima o sin siquiera estimular el pene.
Moderada: maneja la eyaculación durante los juegos previos pero apenas penetra eyacula sin poder manejarlo.
Leve: controla la eyaculación de alguna manera pero no en el tiempo deseado. Eso le permite algunos movimientos penetrativos, pero no le alcanza para sentirse pleno y satisfecho.

¿Qué provoca la  precocidad eyaculatoria?

Lo principal es la manera como se aprendió el control de su respuesta sexual y posterior eyaculación, así como experiencias masturbatorias traumáticas de la adolescencia o en sus primeros encuentros sexuales. Los sentimientos de culpa, los miedos sobre su sexualidad, estar ansiosos por rendir o el pensamiento obsesivo por “no eyacular rápido” hacen que el hombre no sea consciente de sus sensaciones.

Algunos estudios sostienen que la eyaculación precoz primaria es innata y solo se comprueba con pruebas neurológicas; la secundaria ocurre por infecciones de trasmisión sexual, inflamación de la uretra o algunos problemas de tiroides.

Es falso que la persona que suela masturbarse o ver mucha pornografía se vuelva un eyaculador precoz.

Los tratamientos

La intervención incluye tratamiento sexológico, médico y psicológico. Primero hay una educación en temas de sexualidad, donde lo ideal es involucrar a la pareja; además, se le orienta a modificar sus hábitos sexuales, se incluyen técnicas de masturbación específicas, ejercicios de relajación y respiración para el control de ansiedad, ejercicios para administrar la excitación, entrenar posturas sexuales y en caso sea necesario se requerirá de apoyo farmacológico.

La gran mayoría de los hombres heterosexuales han eyaculado precozmente alguna vez en su vida. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Es muy importante el acompañamiento de la pareja, porque a veces ocurre que esta se encarga de maltratar y culpar con una serie de creencias absurdas y ridículas, cuando la realidad es otra.

Lo que debes saber sobre la eyaculación precoz

•    Eyacular antes de la penetración o hacerlo cuando ha pasado menos de tres minutos después de haber penetrado, puede considerarse eyaculación precoz.
•    El acto de la penetración y eyaculación es muy rápido, el varón está programado para hacerlo rápidamente, pero si se desea durar más en el coito la persona debe entrenarse.
•    La gran mayoría de los hombres heterosexuales han eyaculado precozmente alguna vez en su vida, y ello no debería ser un problema si el hecho no se repite con frecuencia en periodo constante.
•    Por el contrario, son pocos los casos reportados de hombre homosexuales con eyaculación precoz, lo cual podría llevar a la conclusión que muchos casos de eyaculadores precoces pueden deberse a problemas psicológicos sobre el significado de una masculinidad viril, dominante y heterosexual.
•    Son poco frecuentes las causas de eyaculación precoz a causa de problemas biológicos causados por la prostatitis, esclerosis múltiple o problemas neurológicos, pero siempre se recomienda acudir a un médico para descartar estas causas.
•    Las poses sexuales que favorecen más al control de la eyaculación son donde el hombre pueda tener el control para retirar el pene si percibe que va a eyacular. Estas son: misionero, ella sentada sobre él cara a cara, y echados de costado.
•    Se recomienda no utilizar preservativos con retardantes porque restan sensibilidad al glande y ello puede tener otras secuelas.
•    Jamás utilizar pastillas para la disfunción eréctil porque no solucionan el problema y más bien generarían a futuro problemas de erección.
•    Una de las mejores recomendaciones es tener periodos largos de juegos previos a la penetración, ya que ello permitirá sentir mayor confianza en sí mismo.
•    Hay que tener en cuenta que el control excesivo de la eyaculación a largo plazo puede traer problemas a la próstata.