La fisioterapia puede ser su aliado durante el embarazo

Ejercicios de tonificación, elasticidad, perineales y respiratorios pueden disminuir el dolor de las gestantes.

La fisioterapia permitirá que los cambios que se producen en la postura y en el movimiento no generen molestias que se conviertan en patologías. | Fuente: Getty Images

Durante el embarazo se presentan molestias en las madres gestantes por los cambios físicos del cuerpo. La postura, posición de sus articulaciones, musculatura, diámetro de la barriga y otros cambios, ocasionan un adelantamiento del centro de gravedad afectando la zona lumbar, el bajo vientre y el suelo pélvico a raíz de la mayor carga de peso.

La fisioterapia permitirá que los cambios que se producen en la postura y en el movimiento no generen molestias que se conviertan, luego, en patologías. Es de gran ayuda para disminuir los dolores que se producen durante la gestación y preparar a la madre para el parto.

El plan de fisioterapia varía de acuerdo a las necesidades de cada persona. | Fuente: Getty Images

La embarazada puede acompañarse de un tratamiento fisioterapéutico desde el inicio de la gestación, e incluso en el post- parto. Antes de la concepción, se recomienda realizar una preparación física para trabajar de forma adecuada la pelvis disminuyendo la probabilidad de complicaciones durante el parto o cesárea.

El fisioterapeuta ayudará a llevar una gestación saludable y una rápida recuperación del parto vaginal o cesárea. | Fuente: Getty Images

Post- parto. El fortalecimiento del suelo pélvico contribuirá a una pronta recuperación, menor tiempo de trabajo de parto y disminuirá la probabilidad de una episiotomía o de sufrir desgarros. La práctica de terapia física post- parto ayudará a recuperar las cicatrices después de una cesárea y evitará la incontinencia urinaria.

Un plan de fisioterapia varía de acuerdo a las necesidades de cada persona. Este puede incluir ejercicios de tonificación, elasticidad, ejercicios perineales y respiratorios, manipulaciones de tejidos blandos y óseos para disminuir el dolor y controlar la postura de la madre.

Es importante visitar al médico y obstetra para un adecuado control. El fisioterapeuta ayudará a llevar una gestación saludable y una rápida recuperación del parto vaginal o cesárea.

La práctica de terapia física post- parto ayudará a recuperar las cicatrices después de una cesárea. | Fuente: Getty Images