La presión intraocular alta causa daño al nervio óptico y glaucoma

Los factores de riesgo son antecedentes familiares, diabetes o miopía elevada.

Resulta importante realizar revisiones anuales en pacientes con factores de riesgo de padecer glaucoma como antecedentes familiares, diabetes o miopía elevada. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: 4FR

La presión intraocular (PIO) es la coacción que ejercen los líquidos intraoculares contra la pared del ojo, función necesaria para que este órgano se mantenga distendido. La PIO alta de manera constante puede dañar el nervio óptico y producir glaucoma a mediano tiempo. Resulta importante realizar revisiones anuales en pacientes con factores de riesgo de padecer glaucoma como antecedentes familiares, diabetes o miopía elevada.

Valor normal

Hace muchos años se hizo un estudio en Europa entre sujetos normales y pacientes con glaucoma y se determinó que el valor normal de la PIO está entre 10 a 20mm/Hg. Los niveles fuera de ese rango ameritan que se realicen estudios para descartar alguna enfermedad.

Sin embargo, no se alarme si el valor de nuestra presión está por encima de 20 mm/Hg. Se trata de un valor estadístico y, como tal, tiene fluctuaciones que siguen siendo normales. Situaciones similares se dan por ejemplo con la talla y el peso; es decir, si el promedio de estatura de la mujer peruana es 1.60 metros, no significa que una mujer de 1.58 metros debe ser considerada enferma. Ambas son fluctuaciones normales en el rango de la estatura que sólo ameritan un mayor estudio.

Los valores de la PIO fuera del rango normal, nos orientan a realizar un estudio más detallado, no son por lo tanto sinónimo de glaucoma. Así, hay pacientes que tienen glaucoma pese a que su PIO es menor a 20 mm/Hg.

Los valores de la PIO fuera del rango normal, nos orientan a realizar un estudio más detallado, no son por lo tanto sinónimo de glaucoma. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Rocky89

Signos de alerta

Desafortunadamente, el aumento de la presión ocular no genera síntomas, salvo que el incremento en su valor sea brusco y por encima de los 40 mm/Hg.; en ese caso, se trata de crisis de glaucoma agudo que requiere un tratamiento rápido.

Si el incremento no es muy alto o se da en forma gradual, el paciente no percibe molestia alguna favoreciendo que el daño en los tejidos del ojo sea severo y lento. Es importante hacer un control médico por lo menos una vez al año, en pacientes mayores de 35 años.

Para medir la presión intraocular, se realiza una prueba sencilla, indolora y sin ningún riesgo que requiere solo unos minutos y puede darnos la tranquilidad de una buena salud visual. 

Es importante hacer un control médico por lo menos una vez al año, en pacientes mayores de 35 años. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Rollopda

Avances médicos

Gracias al avance de la medicina, hoy contamos con terapias que permiten el control adecuado de la presión intraocular. Lo que se usa de manera más frecuentemente son las gotas hipotensoras.

En la actualidad se cuenta con cinco familias de medicamentos que en sus combinaciones y diferentes marcas hacen más de cien productos en el mercado farmacéutico. Esto permite escoger entre la que mejor le va a cada paciente y que no le genere efectos colaterales.

Sin embargo, a veces esto genera confusiones con los nombres tanto en la dosis como en las combinaciones, por lo que se recomienda anotar el producto que usamos o llevar el cartón de la caja para que el médico sepa que medicamento viene usando.

Otra alternativa terapéutica es el uso del láser, que en los casos indicados puede reducir la producción del humor acuoso o facilitar su salida para permitir un adecuado control de la PIO. Cuando los medicamentos ni el láser logran controlar la PIO a niveles que no generen daño en los tejidos del ojo del paciente, entonces se recomienda hacer una cirugía de glaucoma, conocida como cirugía filtrante.