LARC, los anticonceptivos reversibles y de larga duración

Las pacientes que no quieran correr estos riesgos ni estar preocupadas con horarios y momentos en que se deben tomar las píldoras, pueden escoger los LARC.

Cuando los anticonceptivos no dependen de la paciente, no existen las fallas usuales y pueden dar su potencial ideal a todas las usuarias. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

LARC son las siglas en inglés que se usan para referirse a los “anticonceptivos reversibles de larga duración”.

Desde que a mediados del siglo pasado se empezó a generalizar el uso de anticonceptivos, se han ideado muchos tipos, usando variedad de sustancias y también distintas formas de darlas.

Tenemos anticonceptivos en forma de pastillas para toma diaria, en forma de inyecciones que pueden ser mensuales o trimestrales, anillos vaginales, implantes que se ponen por debajo de la piel, dispositivos intrauterinos, etc.

También están los métodos naturales y los de barrera, siendo estos últimos el condón (masculino y femenino), el diafragma y la esponja cervical. En general, todos los métodos anticonceptivos son muy eficaces cuando se usan de forma perfecta. El problema es que con mucha frecuencia la gente falla al utilizarlos. Estos errores son más notorios cuanto mayor dedicación y/o atención requiere el método.   

Así, tenemos que con las píldoras anticonceptivas la tasa de embarazos no deseados es 25 veces mayor de lo que debería ser, y eso generalmente debido a que la mujer olvida tomar la píldora cuando debe.

Todos los métodos anticonceptivos son muy eficaces cuando se usan de forma perfecta. El problema es que con mucha frecuencia la gente falla al utilizarlos. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

¿Qué se puede hacer?

Las pacientes que no quieran correr estos riesgos ni estar preocupadas con horarios y momentos en que se deben tomar las píldoras, pueden escoger los LARC, anticonceptivos que hacen su trabajo por largo tiempo sin que la mujer tenga que intervenir, y que pueden ser retirados en cualquier momento, volviendo la fertilidad al sacarse el dispositivo.  

Como no dependen de la paciente, no existen las fallas usuales y pueden dar su potencial anticonceptivo ideal a todas las usuarias.  

¿Cuáles son las LARC?

Básicamente tenemos los dispositivos intrauterinos y los implantes subdérmicos.

Los dispositivos intrauterinos (DIU) pueden ser de muchos tipos y formas, con agregado de metales como plata, cobre o de hormonas como el levonorgestrel.

Los más comunes en todo el mundo son los de forma de T. Acá contamos con  la T de cobre y también con hormonas.

Los LARC pueden ser retirados en cualquier momento, volviendo la fertilidad al sacarse el dispositivo. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

La T de cobre 380. Puede durar 10 años, por lo que resulta un método no solo muy efectivo, sino también muy económico. Que pueda durar tanto no significa que deba usarse por todo ese tiempo. La paciente puede sacársela en cualquier momento y recuperar su fertilidad en forma inmediata.  Este método y el implante son 20 veces más seguros y efectivos que el uso habitual de la píldora anticonceptiva.

La T de progesterona. Dura cinco años y recientemente ha salido otra más pequeña, especial para mujeres jóvenes que no han tenido hijos y su periodo de uso es de tres años.

El implante que usamos en nuestro medio es de una sola barrita, de muy fácil aplicación y dura tres años. 

El levonorgestrel es el principio activo de algunos métodos anticonceptivos hormonales como los implantes subcutáneos. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

¿Las mujeres jóvenes pueden usar estos métodos?

Antes se pensaba que las mujeres sin hijos no debían ponerse un dispositivo intrauterino (una T), porque se suponía que había el riesgo de infección y podía dificultar la fertilidad en el futuro. Muchos años de experiencia en todo el mundo han demostrado que no hay ningún problema, y estos métodos ahora son de primera elección para la paciente que quiera usarlos, así sea adolescente. Tanto así que ya se han hecho, tal como comentamos, dispositivos más pequeños para que sean usados por ellas.

La mujer que decida usar uno de estos métodos tendrá una excelente protección, por largo tiempo y a bajo precio. Pero recuerde que estas alternativas no protegen contra enfermedades de transmisión sexual.

Antes de decidirse, converse con su médico para que le explique todo lo necesario y se sienta bien informada. Son dispositivos muy fáciles de colocar y usualmente muy bien tolerados; de todas maneras es importante que le digan cómo es el proceso de colocación y de retiro del dispositivo, qué riesgos puede tener y si puede dar alteraciones en la regla, en el peso, etc.