Las lombrices no son responsables del ‘rechinar’ de los dientes

El nombre formal del rechinar de dientes es bruxismo y puede tener origen emocional o ser generado por una inadecuada postura o mala mordida.

Los casos de bruxismo deben ser tratados de forma integral, por un odontólogo y un fisioterapeuta. | Fuente: Getty Images

A muchas personas les ha pasado que al descansar aprietan mucho o “rechinan” los dientes. Este movimiento es constantemente atribuido a tener lombrices en el estómago, lo cual no es correcto.

El bruxismo es una alteración entre el hueso temporal y la mandíbula que puede darse durante el día, aunque es percibido con mayor frecuencia por las noches.

Debido al continuo movimiento de los dientes superiores e inferiores, el bruxismo causa un desgaste en las piezas dentales.

La principal consecuencia del bruxismo es el desgaste de los dientes. | Fuente: Getty Images

¿Cuáles son las causas?

El origen del bruxismo puede ser psicológico o emocional. Es muy probable que esté relacionado a estados de tensión y estrés. También se asocia a una inadecuada postura o mala mordida.

¿Cuáles son las consecuencias?

La principal consecuencia es el desgaste de las piezas dentales. Además, dolor e inflamación de la articulación entre el hueso temporal y la mandíbula, dolor de cabeza y cuello debido a la contracción permanente de los músculos de la masticación, entre otros.

Mala mordida, uno de los motivos por los que se produce el bruxismo. | Fuente: Getty Images

Recomendaciones

-Acudir al odontólogo para una evaluación adecuada. Realizar un tratamiento odontológico de la mordida para solucionar el roce de los dientes.
-Acudir al fisioterapeuta para una evaluación integral y el tratamiento fisioterapéutico de la mordida, postura y disminución del tono de la musculatura implicada.
-Realizar ejercicios de estiramiento de la musculatura del cuello y espalda.
-Practicar la meditación. El yoga puede ayudar a solucionar el problema.
-La actividad física ayudará a mejorar su salud y liberará el estrés.
-No olvidar visitar a su odontólogo y fisioterapeuta periódicamente para un adecuado control y prevención.