Los probióticos y cómo benefician la flora intestinal

La flora intestinal es un ecosistema que depende de nosotros.

La flora intestinal potencia la inmunidad y aumenta nuestra capacidad de defensa contra las infecciones. | Fotógrafo: Getty Images

Los probióticos son microorganismos vivos, bacterias o levaduras que colonizan la flora intestinal y conviven normalmente en nuestro cuerpo, en especial a nivel del colon. Si esta flora intestinal o microbiota se altera, podría afectar de forma determinante nuestra salud.

Aproximadamente, por cada célula humana, llevamos con nosotros 10 microbios. Los principales y más abundantes probióticos son las bifidobacterias y los lactobacilos.

Hay que tener en cuenta que la toma de antibióticos reduce la biodiversidad de bacterias del intestino, la cual se recupera lentamente; de allí la importancia de solo tomarlos cuando sea realmente necesario.

Funciones de la flora intestinal:

- Potencian la inmunidad y aumentan nuestra capacidad de defensa contra las infecciones, las inhiben a bacterias patógenas.
- Evitan el sobrepeso y modulan el metabolismo de las grasas.
- Sintetizan vitaminas como la K y algunas del grupo B.
- Aumentan los antioxidantes y atrapan sustancias tóxicas que podrían inflamar nuestro organismo.
- Reducen las bacterias promotoras de cáncer intestinal y modulan la proliferación celular.

La toma de antibióticos reduce la biodiversidad de bacterias del intestino; de allí la importancia de solo tomarlos cuando sea realmente necesario. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

- Las bacterias forman parte de la barrera intestinal y promueven la integridad del aparato digestivo.
- Favorecen a la regulación del tránsito intestinal.
- Actualmente hay muchos estudios que relacionan la flora intestinal con la capacidad cognitiva o mental. Incluso en casos de demencia o déficit de atención ya se indican probióticos.
- Las bacterias dentro de nuestros intestinos juegan un papel primordial. Cuando este recubrimiento intestinal se daña, se filtran a nuestro organismo toxinas, alérgenos, alimentos sin digerir y agentes patógenos que nos enferman.
- Hay ciertos factores que afectan la permeabilidad intestinal, como: dieta baja en fibra, alto consumo de azúcar, elevada ingesta de alimentos altamente procesados, enlatados y con preservantes, uso continuo de medicamentos como antibióticos y antiácidos.

Alimentos probióticos

Los alimentos probióticos son aquellos en los que existen bacterias capaces de sobrevivir a una digestión llegando vivas al colon. Nos ayudan a restituir la flora intestinal.

Cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo hospedado.

Tenemos al yogurt, el chocolate oscuro, las algas, el chucrut (col fermentada), el miso (condimento japonés), los vegetales encurtidos y los fermentados.

Una fuente importantísima de probióticos se encuentra en la leche materna, que ayuda al desarrollo y la maduración del sistema inmunitario neonatal.

La microbiota reduce las bacterias promotoras de cáncer intestinal. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Alimentos prebióticos

Los prebióticos son compuestos que el organismo no puede digerir, un tipo de fibra que estimula de manera selectiva el crecimiento, la proliferación y la supervivencia de los probióticos. Son fermentados en el tracto gastrointestinal y utilizados como “alimento” por determinadas bacterias intestinales beneficiosas.

Se podría decir que los prebióticos son los alimentos probióticos. Entre ellos tenemos: la alcachofa, los espárragos, las verduras de hoja verde, la cebolla, el ajo, el tomate, el plátano, los garbanzos, las lentejas, la avena y la cebada.

Si quiere verse y sentirse mejor incluya en su alimentación a los probióticos (ricos en microorganismos) y prebióticos (ricos en fibra), le ayudarán a tener una buena flora intestinal, mejor digestión, potenciar el sistema inmunológico y sentirse lleno de energía.