¿Los rayos X son seguros durante el embarazo?

En medicina, siempre buscamos las mejores alternativas, las que nos den las mayores ventajas con el menor riesgo.

Las tomografías computarizadas con contraste para abdomen y pelvis, el pet scan, los estudios de vías urinarias con contraste, son las que generan mayor radiación. | Fuente: Getty Images

Con frecuencia, uno recibe llamados de pacientes angustiadas porque les han dicho que deben hacerse una placa de rayos X y están embarazadas. Puede ser una placa dental que necesita su dentista, una de tórax o de extremidades en un servicio de emergencia, etc. ¿Pueden estos exámenes dañar al bebé que se está formando? ¿Pueden matarlo? ¿Pueden provocar un aborto?

Los rayos X son una forma de energía radiante, es decir, que se propaga en el vacío sin necesidad de soporte material. Es el mismo tipo de propagación que tienen la luz visible, las ondas de radio, los rayos ultravioleta y los infrarrojos. La diferencia con todas estas, es que los rayos x pueden atravesar el cuerpo, por lo que son muy útiles en medicina. Es una forma de energía que existe en la naturaleza y a la cual estamos expuestos siempre, aunque en pequeñas cantidades, las cuales pueden variar de acuerdo a varios factores. Uno de ellos es la altura: cuanto más alto sea el lugar en que viva la persona, mayor exposición tendrá a este tipo de radiación.  

Una persona que vive en Puno, por ejemplo, recibe mayor cantidad de rayos X por año, que uno que vive en Lima, lo mismo pasa con la radiación ultravioleta, por lo que tienen mayor riesgo de cáncer de piel. Igualmente hay gente que por su profesión (médicos, técnicos de radiología, etc.) pueden tener una mayor exposición.  

La dosis de rayos X acumulada se mide en una unidad llamada milisievert (mSv) y normalmente en la naturaleza uno está expuesto a una dosis de radiación de 3.5 mSv por año. Cuando se toman placas, se usa otra medida llamada Gray, siendo que la exposición a un miligray produce una acumulación de 1 milisiviert, que para efectos prácticos de entendimiento podemos considerarlos equivalentes.

Ahora que ya sabemos qué son los rayos X y cómo se mide la dosis, es bueno saber que los daños que pueden causar están relacionados a dos factores: el tiempo de gestación y la cantidad de dosis que se aplica.  

¿Qué puede producir la radiación al embrión o al feto?  

Los daños están en función al tiempo de gestación y a la cantidad de radiación recibida.  

Si la radiación es intensa se puede tener:

Muerte del embrión antes de que se implante.  

Una vez implantado, en cuanto comienza el embarazo clínico, las primeras 8 semanas son las llamadas periodo embrionario, en las cuales se forman los órganos. En este periodo, si se recibe radiación suficiente, pueden producirse anomalías congénitas en el esqueleto, en los ojos, y en los genitales, además de producir restricción de crecimiento.  

Pasado ese periodo y hasta la semana 15, hay un riesgo alto de que se produzca tanto microcefalia como retardo mental. Luego, entre la semana 16 a la 25 el riesgo es solo de retardo, y la probabilidad de que ocurra es más baja.

La irradiación durante el embarazo con dosis de 10 a 20 mGy generan un riesgo de mayor incidencia de leucemia  durante la vida de los bebes que están por nacer. Este riesgo es muy pequeño y representa un aumento de uno en 3 mil y se puede producir con algunas pruebas que producen mayor radiación como el pet scan, la tomografía con contraste de pelvis, etc.    

Entonces, ¿son peligrosos los exámenes médicos con rayos X?

En general, no. Lo que pasa es que para que se produzcan problemas en el feto,  se necesitan determinadas cantidades de radiación, que son muchísimo mayores que las que se usan en la enorme mayoría de exámenes médicos.  

Por ejemplo para producir malformaciones en las primeras semanas se necesitan dosis de 200 mGy, y una placa dental, una mamografía, una placa de brazos o piernas, etc. hacen que le llegue al feto una dosis de 1/1000 mGy, es decir, infinitamente menor a la que sería un riesgo para el bebe.  

Si a esto le sumamos que lo normal es que a la futura mamá le pongan un mandil de plomo a la hora de hacer el examen, vemos que no hay motivo alguno de asustarse.  

¿Cuáles son las pruebas que generan mayor radiación para el bebé?

Son las tomografías computarizadas con contraste para abdomen y pelvis, el pet scan, los estudios de vías urinarias con contraste, etc.

¿Podemos usar libremente los rayos x en el embarazo?

En medicina, siempre buscamos las mejores alternativas, las que nos den las mayores ventajas con el menor riesgo. En el caso del embarazo tenemos otros métodos para diagnóstico con imágenes que no usan radiación y -por lo tanto- son más seguros y deben ser preferidos.  

Por ejemplo, la ecografía nos brinda imágenes excelentes para diagnóstico de gran parte del organismo y es un método ampliamente difundido, accesible y de bajo costo. Cuando es necesario, la segunda mejor opción es la resonancia magnética nuclear, pero esta implica costos bastante mayores y solo se encuentra en instituciones especializadas. Estos dos métodos NO USAN RADIACIÓN.

RESUMIENDO: los mejores métodos de diagnóstico por imágenes en el embarazo, son la ecografía y la resonancia magnética. Esos deben ser los métodos de elección. Pero, si tiene algún problema o emergencia, es necesario tomarle una placa de rayos X, no se asuste, porque la dosis de radiación que se usa son bajas y no va a afectar al bebé en formación. (sí es posible, además pida que le pongan mandil de plomo). Entonces, los exámenes de rayos X que sean imprescindibles para el diagnóstico y tratamiento de una paciente embarazada pueden y deben ser hechos.