Luchar contra el glaucoma es posible con prevención

Esta enfermedad es una de las principales cusas de ceguera en el mundo y en el país miles de personas lo padecen y no lo saben.

Esta enfermedad suele estar asociada a un aumento de la presión del ojo; si no recibe tratamiento, el glaucoma daña lentamente el nervio óptico hasta destruirlo completamente generando ceguera irreversible. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: seb_ra

El glaucoma es una enfermedad crónica, como la diabetes o la hipertensión; suele afectar del 2 al 4% de la población y es más frecuente en latinos, afroamericanos y de origen asiático; es decir si en un supermercado hay mil personas, es probable que haya 40 pacientes con glaucoma, y muy probablemente la mayoría de ellos no lo saben.

Esta enfermedad suele estar asociada a un aumento de la presión del ojo; si no recibe tratamiento, el glaucoma daña lentamente el nervio óptico hasta destruirlo completamente generando ceguera irreversible. Es similar a un incendio, si lo apagamos a tiempo, podemos conservar lo que no alcanzó a destruir, pero es imposible recuperar lo que ya se destruyó. Del mismo modo, un paciente con glaucoma tratado de forma temprana con éxito tiene un excelente pronóstico visual.

Semana Mundial del Glaucoma

Desde hace varios años la Asociación Mundial de Glaucoma (WGA) en trabajo conjunto con las sociedades de glaucoma de muchos países del mundo, viene organizando la Semana Mundial del Glaucoma. En este año la semana es del 11 al 17 de marzo del 2018, la finalidad de este evento es entregar información, realizar despistaje masivo, pero sobre todo educar a la población sobre el glaucoma, su impacto en la salud, sus síntomas, su tratamiento, como enfrentarla y como convivir con ella.

¿Cómo saber si tengo glaucoma?

No podemos guiarnos por los síntomas, pues esta enfermedad no suele venir acompañada de molestias, a no ser que ya se encuentre a niveles avanzados. El dolor en los ojos puede deberse a falta de anteojos, inflamación ocular o incluso dolores tipo neurálgicos. La visión central no suele afectarse y el campo visual se compromete recién al final de la enfermedad.

Entonces debemos apoyarnos en la presencia de factores de riesgo como: la raza latina, afroamericana y asiática; edad mayor de 45 años, familia con glaucoma, antecedentes de miopía, diabetes, hipertensión ocular. Si tenemos factores de riesgo se recomienda acudir al especialista para que nos descarte la enfermedad.

Sólo da síntomas si la obstrucción del humor acuoso es brusca y la presión se incrementa de forma súbita, este es el caso del glaucoma agudo y se trata de una emergencia médica que requiere tratamiento inmediato; en estos casos el dolor es muy intenso que llega a causar nauseas, la visión se torna borrosa y el ojo rojo. Su manejo oportuno mejora muchísimo el pronóstico.

Desde el 11 al 17 de marzo de 2018 se celebra la Semana Mundial del Glaucoma. | Fuente: OMS

Mitos y verdades sobre el glaucoma:

 ¿La enfermedad causa ceguera a pesar de que se cumple el tratamiento?

Si se trata oportunamente el glaucoma, el pronóstico visual es excelente. Solo es necesario cumplir el tratamiento para que mantenga la presión ocular controlada y así evitar que la enfermedad progrese.

 ¿Puedo hacer deporte, nadar, comer pescado, usar la computadora si tengo glaucoma?

Si, el tratamiento del glaucoma busca controlar la enfermedad sin afectar la calidad de vida del paciente; lo único que no debe hacer es dejar de usar sus gotas. Todo lo demás está permitido y no debe sentirse limitado.

 ¿Si me opero, recuperaré mi visión perdida por glaucoma?

No, la visión que se pierde por glaucoma no se puede recuperar bajo ninguna circunstancia.  La cirugía se indica cuando las gotas dejan de tener el efecto requerido y tiene como objetivo reducir la presión a un nivel que no haga daño al nervio y por ende no progrese la enfermedad.

 Pero si la presión es controlada con gotas, la cirugía ya no es necesaria.

 ¿Con la cirugía el paciente deja de usar gotas?

No, el objetivo de la cirugía es reducir la presión, si lo consigue por si sola es muy bueno, pero en muchos casos requiere de tratamiento adicional. Va a depender de la agresividad de la enfermedad y de la reacción del tejido del paciente.