Mañana, tarde o noche: ¿cuándo es mejor entrenar?

Cualquier hora es válida y cada uno tiene sus pros y sus contras, especialmente para cada tipo de ejercicio y tus objetivos.

Cada persona es diferente y ese es el primer factor para resolver el dilema de cuál es la mejor hora para hacer ejercicio. | Fuente: Facebook Magaly Farfán

Si nunca haces ejercicio, cualquier hora es buenísima. Si te ejercitas regularmente y quieres sacarle el mayor provecho, hay otras variables a considerar.

Cada persona es diferente y ese es el primer factor para resolver el dilema de cuál es la mejor hora para hacer ejercicio.

Todos conocemos a algún madrugador profesional que se levanta antes que salga el Sol, ni bien canta el gallo, para correr o ir al gimnasio. Me gustaría ser uno de ellos, pero por las mañanas soy lo más parecido a un habitante zombie. Necesito unas horas para que el cuerpo se ponga en funcionamiento. Es cuestión de costumbre.

Mañana, mediodía o tarde. ¿Qué es mejor?: Pues depende del tipo de deporte y de qué intentes conseguir: perder centímetros de cintura o ganarlos en los bíceps.

Cualquier hora es válida y cada uno tiene sus pros y sus contras, especialmente para cada tipo de ejercicio y tus objetivos. Si lo que buscas es desarrollar tu resistencia cardiovascular, no importa qué momento elijas porque las variaciones a lo largo del día son mínimas. Pero si lo que quieres es aumentar masa muscular, sí existen momentos en los que nuestro organismo está más dispuesto a ello.

No conviene hacer rutinas de musculación con pesas muy tarde, porque el cuerpo estará más fatigado y preparándose para el descanso | Fuente: Facebook Magaly Farfán

SÚPER TEMPRANO

VENTAJAS: Hay menos gente en el gimnasio, la piscina o el parque, por lo que tendrás tu espacio para ti solita. Es más fácil tener un entrenamiento antes de ir a trabajar o estudiar que uno después, y encima tendrás la tarde libre para hacer otros planes. Además, comenzar el día haciendo ejercicio, hace que tu tiempo en el trabajo sea más relajado, gracias a las endorfinas.

Si lo que buscas es perder grasa, lo mejor es hacer ejercicio aeróbico a primera hora y en ayunas, (No siempre. Puedes hacerlo 2 veces máximo a la semana). Hacer 20 minutos o más de cardio va a quemar grasa a cualquier hora, pero hacerlo por la mañana antes del desayuno tiene otra ventaja:

Tu nivel de glucógeno es bajo, 8 horas que no comes. A tu cuerpo no le queda otra que quemar más grasa que en cualquier otro momento del día. Desayuna inmediatamente después de tu entrenamiento.

MEDIODÍA

VENTAJAS: El mejor momento para los ejercicios de fuerza, como las pesas, y musculación. Es conveniente comer entre una o dos horas antes del ejercicio, ya que los músculos tendrán suficiente glucógeno para contraerse al máximo, (que es lo que buscamos). Además la temperatura corporal sube a partir del mediodía, mejorando la flexibilidad y la potencia de los músculos.

El cuerpo ya está moviéndose desde tempranito, y no va a ser necesario tanto calentamiento y estiramientos, por lo tanto hay menos riesgo de lesionarte.

No conviene hacer rutinas de musculación con pesas muy tarde, porque el cuerpo estará más fatigado y preparándose para el descanso y reconstrucción muscular que tenemos en la noche cuando nos vamos a dormir. Además pueden interferir con el sueño.

No repitas la misma rutina todos los días, intercala entre pesas y cardio a la semana. El cuerpo y los músculos necesitan descanso para la recuperación y aumentar su volumen. | Fuente: Magaly Farfán

NOCHE

VENTAJAS: Al final del día, tu organismo tiene una temperatura más alta y tus músculos, más flexibilidad; es decir, tu cuerpo estará más predispuesto naturalmente a hacer deporte. Entrenar después del trabajo te libera del estrés acumulado a lo largo del día; es una desconexión muy buena tras la larga jornada laboral.

Cada persona bien puede entrenar en la mañana muy temprano o en la noche muy tarde, y aun así gozar de buena salud y ver los objetivos que desee en cuanto a la ganancia de masa muscular y/o quemar grasa. Los horarios no son más que simples excusas para no hacer ejercicio, en la mayoría de los casos.

Sea la hora que sea, no olvides que la alimentación es importante. Come antes y después del entrenamiento, no repitas la misma rutina todos los días, intercala entre pesas y cardio a la semana. El cuerpo y los músculos necesitan descanso para la recuperación y aumentar su volumen. Hacer cualquier tipo de ejercicio es bueno, y en cualquier momento del día, es mucho mejor a no hacer nada y quedarte en el sofá sin moverte.

Empieza ya tu estilo de vida. Todo depende de tu entorno, las ganas y las posibilidades que tengas.

¡Nos vemos en el gym!