Niños: cómo tener una buena comunicación no verbal con tus hijos

Es necesario mirar a los ojos a los niños cuando se les habla

Los niños recuerdan la manera en la que se les habla. | Fuente: Getty Images

La comunicación es esencial para el desarrollo emocional, social y personal del niño. Y si bien el lenguaje verbal es una parte importante de la comunicación, los estudios y la experiencia nos dicen que el lenguaje corporal, la actitud, así como el tono de la voz cobran una importancia radical más allá del contenido de lo que se dice.

Lenguaje no verbal. De esta forma, el mensaje viene definido por estas manifestaciones de lenguaje no verbal, siendo ésta información mucho más importante y significativa que la que nos trasmiten las palabras. Es usual, escuchar a un niño cuando recuerda con intensidad y emoción el rostro del padre o la madre, el gesto, la posición de los brazos, el tono de la voz, mas no recuerda con total claridad el contenido de lo que se le dijo, pero si puede expresar los sentimientos que se generan en él con el recuerdo de esa experiencia.

El mensaje viene definido por estas manifestaciones de lenguaje no verbal | Fuente: Getty Images

Sentimientos. Por esta razón, podemos decir que el lenguaje no verbal, permite llegar a la dimensión emocional de los mensajes. Ya que aportan información sobre los sentimientos y el estado emocional, y en el caso de la comunicación entre padres e hijos, los hijos captan el sentir de los padres, y por el rol de los mismos como autoridad, cobra gran importancia e impacta significativamente en los niños.

Si el niño recibe mensajes frecuentes en los que a su entender y sentir, no coinciden las palabras con el lenguaje no verbal, sentirá confusión y sobre todo puede afectarse la seguridad y confianza | Fuente: Getty Images

Confusión e inseguridad. Además, si el niño recibe mensajes frecuentes en los que a su entender y sentir, no coinciden las palabras con el lenguaje no verbal, sentirá confusión y sobre todo puede afectarse la seguridad y confianza. Es realmente importante, dar un tiempo especial a la comunicación padres – hijos,  así como cuidar la calidad del mensaje verbal y sobre todo el  lenguaje corporal y gestual. Es importante, no sólo el contenido de lo que queremos trasmitir, sino la manera de decirlo. El lenguaje corporal y gestual no mienten.