Nuevos tratamientos para viejas enfermedades

La tendencia en el futuro es conseguir cada vez más y mejores tratamientos médicos, a fin de evitar las cirugías.

Los grandes cortes de las operaciones quedaron en el pasado, hoy en día la mayoría de cirugías se hacen por laparoscopía, una técnica que permite hacer las mismas operaciones pero por incisiones de 5 milímetros. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

La medicina moderna se ha vuelto cada vez más efectiva y menos agresiva. Hoy, la idea es prevenir las enfermedades y mantener sanos a nuestros pacientes o,  en el peor de los casos, detectar las enfermedades lo antes posible y curarlas sin hacer sufrir al enfermo.

Enormes cicatrices. ¡Ya no! Los grandes cortes de las operaciones quedaron en el pasado, hoy en día la mayoría de cirugías se hacen por laparoscopía, una técnica que permite hacer las mismas operaciones pero por incisiones de 5 milímetros, que parecen un rasguño más que un corte. También muchísimo menos y permite que el paciente se vaya a su casa y vuelva a su vida normal mucho más rápido.  Además de eso, disminuye el riesgo de infecciones, de adherencias, de hernias, etc.

En ginecología, la mayoría de operaciones las hacemos por laparoscopía o por vía vaginal (las llamadas cirugías “mínimamente invasivas”).  Así hacemos desde las ligaduras de trompas hasta la retirada de úteros (histerectomías).

En ginecología, la mayoría de operaciones se hacen por laparoscopía o por vía vaginal (las llamadas cirugías “mínimamente invasivas”). | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

¿El fin de las cirugías? La tendencia en el futuro es conseguir cada vez más y mejores tratamientos médicos para las enfermedades que hasta ahora operábamos, permitiendo tratar a las pacientes en forma clínica (pastillas, inyecciones, etc.) en vez de hacerles cirugía.

Ejemplos de patologías que antes se operaban y ahora, en algunos casos, pueden tratarse con pastillas, son los abortos incompletos (a las pacientes que sufren la pérdida de un bebé y vienen sangrando, antes tenía que hacérseles una “limpieza uterina“, pero ahora tienen las alternativas con pastillas), los embarazos ectópicos (cuando la gestación no se da en el útero, sino por ejemplo en la trompa), los fibromas uterinos y la endometriosis.

A las pacientes que sufren la pérdida de un bebé y vienen sangrando, antes tenía que hacérseles una “limpieza uterina“, pero ahora tienen las alternativas con pastillas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Estas dos últimas patologías (fibromas y endometriosis) son muy frecuentes y pueden traer múltiples problemas a las pacientes. Muchas de ellas requieren varias operaciones a lo largo de los años, cosa que ahora en algunos casos puede evitarse con un simple tratamiento por vía oral.

Es muy posible que en un futuro no muy lejano el tratamiento de elección para estas dos enfermedades, sea solo con pastillas. Hacia eso están enfocadas muchísimas investigaciones. Mientras tanto y con los medicamentos que tenemos hoy en día, ya se pueden evitar un buen número de operaciones.

El prolapso es otro problema femenino en el que se puede evitar la cirugía, donde se pueden aplicar “pesarios” (implementos que se colocan en la vagina y que permiten la corrección momentánea del prolapso).

A medida que avanzan el conocimiento y las tecnologías médicas, tenemos maneras menos agresivas de tratar las enfermedades. Esperemos que algún día gran parte de las operaciones pasen a la historia.

Las inyecciones al igual que las pastillas son alternativas para evitar las cirugías. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images