Para hidratarte no hay necesidad de que tengas sed

La falta de hidratación estresa el organismo y pueden aparecer síntomas como el envejecimiento prematuro o el aumento de peso.

El agua, los refrescos y las infusiones son ideales para la hidratación. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Nuestro organismo está compuesto aproximadamente por 2/3 de agua. Es el nutriente más importante y fundamental para que se produzcan todas las reacciones celulares en nuestro cuerpo.

Conforme avanzan los años, por lo general uno tiene menos sed; sin embargo, los requerimientos de agua se mantienen, es por ello la importancia de beber líquidos, así la persona no tenga sed.

Entre los líquidos ideales para hidratarse tenemos al agua, los refrescos o las infusiones, siempre y cuando sean frescos y naturales. Se deben evitar gaseosas, jugos de caja o bebidas azucaradas si el objetivo es la hidratación.

Los jugos de caja se deben evitar, pero las bebidas naturales a base de frutas sí son buenas opciones para la hidratación. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

En los meses donde la temperatura aumenta, debemos poner más énfasis en mantenernos bien hidratados, de lo contrario, el organismo se estresa y puede aparecer una serie de síntomas como:

- Fatiga y somnolencia: aumenta el cansancio, puede producir bajo rendimiento intelectual, sueño diurno e incluso instabilidad a la marcha y aumenta el riesgo de caídas.
- Aumento de peso: por enlentecimiento en el metabolismo, aumenta el apetito y disminuye la saciedad.
- Aumenta la presión arterial: casi el 90 % de la sangre es agua, si esta disminuye, el corazón trabaja con más fuerza como mecanismo de compensación, lo que puede alterar la función cardiaca.
- Envejecimiento prematuro y aumentan las líneas de expresión: como consecuencia de la deshidratación las células de la piel pierden volumen y es más probable que aparezcan las líneas de expresión, además la piel seca predispone la aparición de dermatitis, empeora la psoriasis y aumenta el prurito o picazón de la piel.
- Problemas digestivos: retarda el tránsito intestinal, ocasiona que los desechos en el intestino se movilicen más lentamente y se desencadene el estreñimiento, predispone a la aparición de gastritis, ulceras, reflujo gastro esofágico.
- Aumentan los dolores articulares: todas nuestras articulaciones tienen líquido sinovial que lubrica y permite el movimiento adecuado de las articulaciones, la deshidratación limita el movimiento y aumenta los dolores en general.

La sed no es siempre un indicador fiable de la necesidad del cuerpo por el agua, especialmente en niños y adultos mayores. Un mejor indicador es el color de la orina, un tono amarillo oscuro suele ser señal de deshidratación, mientras que la orina clara significa que está bien hidratado.

Hay que tener especial precaución en los pacientes con problemas digestivos que presentan diarrea, vómitos o fiebre, en ellos la prioridad es hidratarlos prontamente con sales.​

La sed no es siempre un indicador fiable de la necesidad del cuerpo por el agua, especialmente en niños y adultos mayores. Un mejor indicador es el color de la orina. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images