Por qué es tan importante aceptarnos tal como somos

Todos se muestran a favor de que lo importante "es lo de adentro”, pero en la práctica lo que sigue imperando es “el envase” que cada cual lleva durante su vida.

La auto imagen se construye como consecuencia de lo anterior, donde terminamos creyendo todo lo que nos dicen y “formando una idea muy pobre de nosotros mismos. | Fuente: Getty Images

Si te miras al espejo ¿Qué ves?.  Temer a la vejez, estar disconforme con gran parte del cuerpo, criticar de manera flagelante la cara, las piernas, el abdomen, los glúteos y sentir que sería un regalo divino el poder operarse esa parte que no nos gusta, son algunas de las actitudes que muchos tienen hacia su apariencia física. ¿Por qué nos cuesta tanto aceptarnos tal cual somos?

¿Por qué nos cuesta tanto aceptar nuestro cuerpo tal como es?, ¿Por qué vivimos –sobre todo las mujeres– comparándonos con otras personas y deseando tener el abdomen de una modelo, la nariz de la presentadora de noticias, los ojos de tal actriz y las piernas de la campeona de gimnasia? Cuántos de nosotros (¡Y cuántas veces!) nos hemos visto reflejados en el espejo o en una vitrina y pensado en cómo cambiar miles de defectos corporales que nos gustaría que desaparecieran para ser diferentes y más aceptados. Todos se muestran a favor de que “lo que importa es lo de adentro”, pero, al parecer, en la práctica lo que sigue imperando es “el envase” que cada cual lleva durante su vida.

Esta crítica permanente tiene que ver con cómo fuimos mirados en nuestra infancia. “Como no nos quieren tal como somos desde pequeños, nos critican y nos comparan con otros, no recibimos una aceptación genuina y real de todo lo que somos ni por parte de los padres, el colegio ni ninguna estructura social”.

¿Por qué vivimos comparándonos con otras personas y deseando tener el abdomen de una modelo, la nariz de la presentadora de noticias, los ojos de tal actriz y las piernas de la campeona de gimnasia? | Fuente: Getty Images

A raíz de esto, la auto imagen se construye como consecuencia de lo anterior, donde terminamos creyendo todo lo que dicen de nosotros y “formando una idea muy pobre de nosotros mismos. Si esto sucede, entonces por supuesto no estaremos conformes con la apariencia, ni con lo que sentimos y pensamos y acabamos llenos de pensamientos críticos que dañan nuestra autoestima y nos alejan de la aceptación de nuestra apariencia física (el envase) que quieras o no te acompañará toda la vida. ¿No sería mejor dejar de criticarnos y rechazarnos para empezar a aceptarnos de una vez? Resulta que es mucho más productivo y útil hacerlo.

Entonces, ¿Cómo poder fortalecer aquella auto imagen dañada y así generar un cambio y, por ende, no sentir la necesidad constante de compararse y anhelar el cambio de todo aquello que no nos gusta de nuestro cuerpo? Lo primero es “cuestionarse el tema, porque ni siquiera eso hacemos y empezamos a creer que las cosas son tal como nos las dicen”.

En ese contexto, si bien un niño se encuentra a merced de sus cuidadores y “sus ideas”, tú en cambio ya eres un adulto pensante e independiente (por lo menos es lo esperado) y puedes reflexionar y cuestionar aquello que te dijeron de niño, ¿Qué tanto de cierto es eso que me dijeron? ¿En que se basaron para decírmelo? ¿Dónde está escrito que eso es así? Anota tus respuestas a estas preguntas, piensa en qué es lo que tú opinas al respecto y probablemente aquí ya encuentres diferencias entre lo que te dijeron y lo que tú opinas.

La idea es hacerse la mejor compañía de uno mismo. | Fuente: Getty Images

Estamos, como población, inmersos en actitudes como aquella de no aceptarse físicamente casi bajo ninguna circunstancia. “No hay amor entre los seres humanos ni tampoco una validación entre unos y otros” y, por eso, surgen con mayor fuerza actitudes como las de no aceptar el cuerpo o la llegada de la vejez. “Los viejos son mal vistos y la juventud es sobrevalorada”, entonces, bajo esa perspectiva hoy es común ver a personas de edad avanzada “luciendo como de veinte y eso no necesariamente es sano y puede obedecer a lo que creo que “debería ser”.

Es cierto, todos quisiéramos ser esbeltos siempre y tener 30 años y quedarnos pegados ahí, pero eso no es así”. Te cuento un secreto: es mucho más grato empezar a sentirse cómodo con uno mismo, te llena de libertad y confianza. Será quizás difícil al inicio pensar así, porque no estamos acostumbrados, pero hay que estar dispuestos a lograr ese cambio si queremos vivir más felices.

Todos quisiéramos ser esbeltos siempre y tener 30 años y quedarnos pegados ahí, pero eso no es así. Es mejor aceptarnos como somos. | Fuente: Getty Images

¿Cómo lograrlo e iniciar un camino hacia la aceptación corporal? Te puede ser de utilidad la psicoterapia u otras formas de terapias, libros de autoayuda, talleres, entre otros.

“Lo importante es que la persona se diga a sí misma: voy a aceptarme como soy, a aceptar lo que pienso, mi aspecto, mi inteligencia, mis opiniones, mis sentimientos, etc. Pero esa es la primera parte, reprogramar tu mente hacia la auto aceptación es una gran tarea y requiere no solo de repetición mental sobre cosas lindas de ti mismo, si no que va de la mano, en la mayoría de veces, de apoyo profesional, ya que en muchos casos se debe alinear lo que piensas con lo que sientes y lo que haces hasta lograr coherencia. Si tú no puedes, busca ayuda profesional. La idea es hacerse la mejor compañía de uno mismo”. Esto es aceptación total.