Qué tan importante es tener amigos

La amistad es la relación más desinteresada y requiere un mayor compromiso que el amor de pareja.

La amistad, en estos términos, es el tipo de relación que más favorece a nuestra salud mental. | Fuente: Getty Images

Muchas personas brindan más atención al amor y sus complicaciones, que a la amistad y sus beneficios. Pero ¿en qué se diferencian?, ¿se puede ser amigo de tu pareja? Has pensado, ¿cuántos amigos tienes, en qué momentos están contigo y cuántos años llevan juntos? Vamos a responder las preguntas y reflexionar sobre la amistad y sus implicancias con la salud mental.

La amistad es asociada a la sinceridad, tolerancia y aceptación del otro sin condiciones. Por otro lado, en el amor de pareja solo es aceptable, una relación de 2 personas, mientras que en una relación amical pueden haber 2 o más personas a la vez, lo que fortalece tu red de soporte socioafectivo.

¿Se puede ser amigo de tu pareja? Sí, siempre que prevalezca la sinceridad, tolerancia y aceptación del otro sin condiciones. Pero cuando la persona considera que su pareja le pertenece, reprime su libertad y complica la amistad entre parejas.

Gozar de una buena amistad es fundamental para mantener una buena salud mental. | Fuente: Getty Images

La amistad es la relación más desinteresada y requiere un mayor compromiso que el amor de pareja. No es necesario firmar un documento para demostrar que somos amigos, solo es necesario estar ahí al lado de esa persona, “en las buenas y en las malas”, como decimos popularmente. La amistad se construye día a día, siendo sincero, tolerante y aceptando a las personas por quienes son. Ser amigos implica comprometernos con el bienestar y felicidad de la otra persona. Debemos practicar cómo ser buenos amigos y cómo podemos mejorar la vida de las personas que más queremos. Así podremos mejorar nuestra filosofía de vida, para construir un mundo mejor.

La amistad, en estos términos, es el tipo de relación que más favorece a nuestra salud mental. Ya que en ella se refortalecen nuestras redes de soporte socioafectivo, en el cual, nos aceptamos y reafirmamos como personas, reconociendo nuestras capacidades y aceptando nuestras diferencias. Gozar de una buena amistad es fundamental para mantener una buena salud mental.