Reconoce tus celos y aprende a controlarlos

Si no puedes hacerlo, porque no sabes o sientes que has tratado y te ganan la explosión de emociones, entonces pide ayuda.

Los celos son sentimientos y actitudes que surgen cuando creemos que podemos perder algo importante para nosotros. | Fuente: Getty Images

Cuando hablamos de celos no estamos hablando de un solo sentimiento. Estos son un conjunto de sentimientos y actitudes que surgen cuando creemos que podemos perder algo muy importante para nosotros: amor, una persona, imagen social, profesional, poder, etc.

Por ejemplo, cuando percibes que tu pareja, amigos y /o familiares le dan a otras personas algo que quieres sólo para ti (amor, tiempo, compañía, atención), entonces surgen los celos.

Quien lo vive cree y siente que esa persona es una amenaza. Esto puede ser real o imaginario, la respuesta de la persona que siente celos puede ser adecuada o inadecuada.

La persona celosa normalmente siente miedo, rabia, envidia, inseguridad, desconfianza y / o ansiedad y muchas veces se acompaña de las siguientes actitudes: autoculpa, autodevaluación y comparación.

Los celos pueden surgir cuando una persona percibe que su relación está siendo amenazada. | Fuente: Getty Images

Es ideal que expreses tus emociones y, en este caso, la forma adecuada es diciéndole a la persona como te sientes, preguntándole qué sucedió. Gritar, llorar, amenazar, agredir física o verbalmente son formas inadecuadas de expresar tus celos y, lejos de ayudarte, evidencia la poca inteligencia emocional que tienes en ese momento.

Hay otras personas que guardan sus emociones y no las expresan el en momento que sienten celos. Las ocultan, pero buscan la manera de "desquitarse" o lastimar a la persona de quién se está celosa. Por ejemplo, haciendo que quede mal ante otras personas o haciendo, "sin querer", cosas que le molestan.  Cuando esto sucede la reacción de la persona que siente celos tiende a ser exagerada e inadecuada.

Todos hemos sentido celos en nuestra vida, el problema ésta en cuando estos son intensos, frecuentes, duran mucho tiempo, están originados por una situación supuesta y exagerada, generada por nuestra imaginación, entonces nos afectan física y emocionalmente y/o repercuten en nuestra conducta.

Los celos pueden surgir cuando una persona percibe que su relación está siendo amenazada. Esta percepción puede ser real, por ejemplo, ves a tu pareja besando a otra persona o patológica cuando supones que eso ha pasado,  imaginas o malinterpretas una situación.

¿Por qué hay personas que son más celosas que otras aunque se enfrenten a la misma situación?

Existen diferentes elementos que influyen en nuestra manera de percibir y evaluar los aspectos relacionados con nuestra respuesta de celos: La influencia de la cultura en la que fuimos educados y en la que vivimos, no es lo mismo ser latino que ser europeo. También las experiencias que tuvimos durante nuestra niñez.

Hay personas que no expresan sus celos, los ocultan y buscan la manera de "desquitarse" o lastimar a la persona de quién se está celosa. | Fuente: Getty Images

Por ejemplo, si de pequeños nos abandonó uno de nuestros padres y nos sentimos no amados, probablemente vas a vivir con el miedo de perder el amor de la persona con la que te relacionas, por lo que fácilmente podemos sentir celos, aún sin ningún motivo.

Otra forma de ser celoso es cuando vimos a nuestros padres serlo, es ahí donde aprendimos a desconfiar de la gente con la que nos relacionamos. Las relaciones que hemos tenido y el nivel de confianza o desconfianza que resultaron de las mismas. Si en alguna relación anterior nos fueron infieles, la probabilidad de que surjan celos con facilidad es muy alta y esto puede haber afectado a nuestra autoestima.

Nuestras creencias sobre las relaciones, los demás y nosotros mismos, son muy importantes. Por ejemplo, si pensamos que todos los hombres son infieles o que todas las mujeres son unas coquetas y esto es peligroso, es muy probable que sintamos celos.

Por eso es indispensable revisar tus creencias, trabajar en lo que piensas, en tus actitudes, conductas, hábitos y ver que necesitas modificar o eliminar de tu vida.

Primer paso: reconocer que estás celoso o celosa y que tienes un problema que necesitas resolver.

Segundo paso: determinar hasta donde los celos que sientes están relacionados con una situación real y hasta donde dependen de tus propias vivencias creencias, entre otros.

¿Te estás basando en algo que viste o en algo que te contaron? Si es en algo que te contaron, antes de hacer cualquier otra cosa, habla con tu pareja y pregúntale, pero sin atacarla o insultarla, simplemente para saber qué es lo que pasó.

Si no puedes hacerlo, porque no sabes o sientes que has tratado y te ganan la explosión de emociones, entonces pide ayuda. Busca a un profesional en psicología, sé valiente y cambia esos celos descontrolados por emociones manejadas y comunicación efectiva. Los celos tienen solución.