¿Vas a hacer ejercicio por primera vez?

Hacer ejercicio de forma constante, es un hábito positivo para lograr una salud óptima. Quizá al principio lo odies o tal vez después lo ames. Pero, es el hábito más valioso que puedes tener en tu vida.

El problema es hacer que del ejercicio físico una actividad constante y convertirla en un hábito. | Fuente: FOXCUS

Si tú ya haces ejercicio, definitivamente sabes a lo que me refiero. Pero si aún no has logrado ser muy activo en tu rutina diaria, en este artículo tengo para ti 5 infalibles pasos para empezar a hacer ejercicio y convertirlo en un verdadero hábito permanente.

Además, descubre por qué el ejercicio puede ser una receta para algo más que mantener alejado al médico. Decídete a hacer algo bueno por ti y sigue leyendo.

Seamos realistas, al principio iniciar una rutina de ejercicios es la cosa mas fácil del mundo. El problema, viene cuando tienes que hacerlo de forma constante, y convertirlo en un hábito.

La actitud y entusiasmo que tenías al momento de inscribirte en gimnasio se evapora, y tu energía disminuye poco a poco. Te distraes en otras cosas que suceden a tu alrededor o tal vez no logras ver resultados tan rápido como esperabas y de repente ¡pum! tiras la toalla y abandonas. ¿Te ha pasado, o no?, apuesto a que sí, y te comprendo.

No te voy a mentir, el ejercicio puede ser incómodo al comienzo, (de cómo te queda la ropa, no te sale el ejercicio, piensas que todos tienen los ojos puestos en ti, etc), y ese es el principal motivo por el cual nos cuesta tanto empezar. Incluso si tú ya tienes tu rutina establecida, puede que algunos días sientas esa resistencia o flojera frente al ejercicio físico.

La buena noticia es que todo tu esfuerzo es bien recompensado. El ejercicio repercute en muchas áreas de tu vida (sin darte cuenta). Tú solo tienes que enfocarte en construir el hábito de hacer ejercicio y los beneficios caerán del cielo.

“Por lo general, las personas que hacen ejercicio comienzan a comer mejor y a ser más productivos. Ellos fuman menos y muestran más paciencia con los colegas y familiares. Ellos usan sus tarjetas de crédito con menos frecuencia y dicen que se sienten menos estresados. El ejercicio es un hábito clave que desencadena un cambio generalizado”.
-Charles Duhlig

Cuesta al principio, pero verás luego que es muy fácil invertir tiempo cuando se trata en tu propia salud. | Fuente: FOXCUS

¿Cómo empezar?

1.- Lo primero que debes tomar en cuenta, es empezar con lo que tú puedas, adaptado solo para ti, y ser honesto contigo mismo.
Es inútil empezar a full y dejarlo una semana después. Así solo hagas ejercicio en casa, tienes que plantearte una meta.

2.- Pon una alarma en tu celular, reloj o agenda que te recuerde que es la hora de hacer ejercicio. Recuerda tu compromiso, tu objetivo y tendrás presente porque empezaste. Poco a poco se formará el hábito.

3.- Premia tu esfuerzo después de hacer una rutina. Por ejemplo, un baño de burbujas, una vela aromática escuchando tu música favorita, regalarte una barra de chocolate después de hacer una rutina fuerte y agotadora. OJO: No exageres con el chocolate.

4.- Escribe tu plan. Todas las personas somos pésimos recordando, y nada mejor que escribirlo para que tu sub-consiente se comprometa contigo.
Para no exagerar y ver realmente el progreso que has logrado, tienes que registrarlo por escrito. Esto además se convierte en un fuerte motivador.
Para eso, te propongo usar tu plan de metas. Cada día tendrás que registrar si cumpliste o no con tu meta de hacer ejercicio (el plan que escribiste).

5.- Haz rutinas divertidas, no se trata de torturarte. El ejercicio es algo positivo, y su propósito es que ames hacerlo. Busca una compañera de ejercicios, cuenten sus objetivos, compártanlo y motívense entre ustedes. Así tendrán su coach personal que se motiven a entrenar.

¿Qué más necesitas?

Cuesta al principio, pero verás luego que es muy fácil invertir tiempo cuando se trata en tu propia salud.

¿Qué estás esperando? No empieces mañana, pasado, el primero de cada mes, un lunes, un año nuevo, hazlo hoy mismo a formar el hábito de hacer ejercicio y goza de los beneficios para siempre.

¡Felicidades! ¡Excelente decisión! Espero nos encontremos algún día de la vida haciendo ejercicio.

¡Hasta la próxima!