Así se ejercía la medicina en los primeros años de la Independencia

El conocimiento médico se encontraba en manos de las personas con mayores recursos económicos y con un estatus social más alto.

El avance de la medicina ha estado íntimamente ligada al desarrollo de nuestro país. Sin embargo, no solo los cambios tecnológicos han dado nuevas luces al ejercicio de esta profesión a lo largo de los años. Ya en los primeros años de la República- incluso años antes, durante la época del Virreinato-, los médicos peruanos lograron importantes cambios en la práctica y enseñanza de esta ciencia.

Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias comentó, según datos históricos del médico e investigador peruano Óscar Pamo Reyna en su artículo Los médicos próceres de la independencia del Perú, que el ejercicio de la medicina estaba ligado a una profesión principalmente teórica, realizada cuando había alumnos para iniciar sus estudios.

“Consistía en el aprendizaje memorístico de los escritos de Hipócrates, Galeno y Avicena en la Universidad de San Marcos. El que lograba graduarse de la Facultad de Medicina se convertía en un doctor supuestamente culto y casi siempre de muy buena posición económica”, narra el artículo histórico.

Sin embargo, comenta Huerta sobre estos datos históricos, esos profesionales con conocimiento teórico no eran los encargados de ejercer la práctica de la medicina sino los cirujanos, entre los que destacaban aquellos con conocimientos del idioma latín, lo que les permitía asistir a clases de la facultad.

“Esta parte menos favorecida la ejercían los cirujanos de varios tipos. Unos eran los cirujanos latinos; otros, los cirujanos romancistas, ubicados en una escala inferior; y, un tercer grupo, los llamados flebótomos o sangradores, que solo realizaban las sangrías ordenadas por los médicos”, comenta.

Limpieza de sangre. El ejercicio de la medicina durante la época de la Independencia tenía las características de la que se realizaba en la etapa Virreinal. Esto significaba que el conocimiento médico se encontraba en manos de las personas con mayores recursos económicos y con un estatus social más alto.

“Para ser doctor había que tener la limpieza de sangre, esto es acreditar que por ambas ramas paternas corría solo sangre peninsular y no había trazas de judío, moro, indio y negro”, explica la publicación histórica.

Figura importante. En esta época, donde la educación médica era liderada por la teoría, Hipólito Unanue, considerado el primer protomédico, fomentó un cambio significativo en la enseñanza. Su labor como fundador de la Escuela de Medicina de Perú, San Fernando, actualmente facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, cambió los métodos de enseñanza de los conocimientos médicos.

“Unanue consideró que la educación médica debía mejorar con la enseñanza de anatomía, que se venía haciendo desde 1711, con un anfiteatro anatómico. Esto lo consiguió en 1792 luego de largas gestiones ante el virrey Gil de Taboada y Lemos”, narra Pamo en su publicación.