Las bajas temperaturas están relacionadas a un consumo excesivo de alcohol

La menor cantidad de horas de sol están asociadas con el incremento de los casos de cirrosis alcohólica.

El alcohol dilata los vasos sanguíneos y provoca una corta sensación de calor lo que origina una pérdida constante de temperatura, según un estudio europeo. | Fuente: Getty Images

Resulta una tradición común, en algunos pueblos de las zonas altoandinas del Perú, consumir alguna bebida a base de alcohol para mitigar la sensación de frío. El denominado “calientito” es usado como fuente de calor, especialmente durante las reuniones nocturnas. Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, explica que investigadores han establecido una relación directa entre las bajas temperaturas y el incremento de su consumo.

“Los países más fríos y ubicados más hacia el norte del planeta, donde hay menos horas de sol, presentan más incidencias por complicaciones de cirrosis. Por cada grado centígrado de temperatura, que aumenta la temperatura en un país, disminuye en 3% la prevalencia de cirrosis en esa región”, comenta el especialista.

Esta es una enfermedad que causa la muerte de la mitad de cada millón de pacientes al año, según cifras de la OMS. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: alexkich

¿Es real?

Si bien es cierto que el consumo de alcohol ayuda a aumentar la temperatura corporal, este es solo un efecto pasajero. “Es una cuestión inicial, muchas personas se ponen ‘colorados’ con solo tomar un poco de alcohol. Esto solo responde a la dilatación de los vasos sanguíneos. En algunos se hace más visible, pero la razón es que todos presentamos eso”, dice Huerta.

El alcohol en nuestro cuerpo establece dos procesos diferentes. El primero, de sensación de calor, que se produce por el transporte de más sangre. El segundo, de sensación de frío, al evaporarse rápidamente el alcohol de nuestra sangre.

Relación con la cirrosis alcohólica

Un grupo de investigadores participantes en el Congreso Internacional del Hígado en Amsterdam, analizando datos de más de 190 países, concluyeron que el frio y la menor incidencia del sol en ciertas regiones del mundo incrementan los niveles de la cirrosis alcohólica.

Esta es una enfermedad que causa la muerte de la mitad de cada millón de pacientes al año, según cifras de la OMS y es causada por el consumo excesivo del alcohol con resultados irreversibles en el hígado.

Por cada grado centígrado de temperatura, que aumenta la temperatura en un país, disminuye en 3% la prevalencia de cirrosis en esa región. | Fuente: Getty Images