Cómo cuidar la salud en tiempos de huelga médica

Ante una paralización del sistema público de salud, la población debe poner énfasis en la prevención de las enfermedades.

Durante una huelga hay menos personal y la atención se prioriza. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

La atención en salud es un derecho y una necesidad, cuando la sanidad pública paraliza sus labores de forma parcial o total, definitivamente impacta en la población. A propósito de que a la fecha se produce una huelga médica a nivel nacional, hay algunas recomendaciones que nos ayudarán a todos a atravesar esta eventualidad.

Los establecimientos de salud pública deben garantizar la atención en Emergencias y en las Unidades de Cuidados intensivos (UCI). Sin embargo, conforme avanza la paralización del personal de salud las condiciones se hacen más críticas y la población se siente más desprotegida.

La médico general y de familia de Solidaridad Salud Lisseth Gómez explica que frente este escenario, debemos poner énfasis en la prevención de las enfermedades. En ese sentido, aconseja:

- Si hay un familiar resfriado en casa, tomar precauciones para evitar contagiarse. Además, mantener las medidas de higiene necesarias para que no facilitar la transmisión de gérmenes.
- Evitar comer en la calle o en lugares que no garanticen una buena manipulación de los alimentos.
- No exponerse a situaciones de riesgo que puedan dañar la salud.

Hay que guardar la calma y evitar las colas en los hospitales, a sabiendas de que durante una huelga hay menos personal y la atención se prioriza. En ese caso, conviene distinguir las emergencias de las urgencias.

Pese a la huelga médica, se mantiene la atención en Emergencias y en Cuidados Intensivos. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

Emergencias: cuando está en riesgo la vida del paciente, y la atención debe ser inmediata. Por ejemplo:

- Infarto agudo de miocardio.
- Apendicitis.
- Accidente vascular encefálico.
- Politraumatismo, que podría deberse a un accidente de tránsito.
- Asfixia.
- Hemorragia severa.
- Convulsiones.
- Pérdida no recuperada de conocimiento, etc.

Urgencias: cuando se requiere de una atención médica en un tiempo reducido, pero la vida del paciente no corre peligro.

- El proceso de inicio del periodo de parto, en algunos casos pueden esperar 10 a 15 horas.
- Gastroenterocolitis con una deshidratación leve.
- Una crisis nerviosa.
- Un cólico renal o vesicular.
- Pérdida recuperada de conocimiento, etc.

Las atenciones por consultorio externo con frecuencia son debido a resfriados, enfermedades diarreicas, dolor abdominal no severo, esguinces debido a una mala pisada o a un golpe, pero en todos estos casos el dolor se puede tolerar o aliviar con reposo o analgésicos.

Los pacientes deben averiguar en qué centros de salud se atienden las urgencias o consultas externas. Dependiendo de la complejidad del cuadro se puede optar por acudir a un consultorio privado, siempre que se tenga el poder adquisitivo para hacerlo.